Los varones o bebés prematuros pueden ser los más propensos a desarrollar autismo, aunque se desconocen las causas del padecimiento.