“Vas a ser una menor desaparecida”: la amenaza contra joven retenida en Iconia
Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco.

Nayeli Ponce es una joven de 17 años, a quien todos los miércoles le tocaba acampar en el plantón que jóvenes universitarios, junto con vecinos de Huentitán, establecieron desde hace 144 días para exigir que el predio de 13.5 hectáreas entre la Calzada Independencia y Periférico se vuelva un parque municipal.

Fue una de las alumnas de la Universidad de Guadalajara (UdeG) que, junto con vecinos, fueron amedrentados, amenazados, retenidos por agentes de la Fiscalía Estatal vestidos de civiles y luego les pidieron datos personales y les quitaron sus celulares. La amenaza contra ella fue desaparecerla.

“Me preguntan mi edad y yo soy menor de edad. Tengo 17 años, y me dicen: ‘¿Cuántos años tienes?’ Y yo le dije: tengo 17 años, pero así apuntándome de verdad con la pistola y me dicen: ‘Ah, tú vas a aparecer como menor desaparecida’. No, no, yo de verdad todo se me fue abajo. Dije: nos van a agarrar. Entonces, nos estaban tratando de una manera de verdad muy muy fea; nos decían groserías y nos decían: ‘No vayan a sacar el celular’”.

A las 2:50 de la madrugada, uno de sus compañeros los despertó a todos para advertirles que hombres armados vestidos de civiles y en camionetas sin ninguna identificación habían entrado al terreno, tras cortar el candado de la puerta que se ubica por Paseo del Zoológico. Nayeli trató de esconderse, pero al final fue sacada por los agentes que los mantuvieron retenidos y amenazados por más de una hora.

Los dividieron en dos grupos, donde comenzaron a pedirles datos personales y tomarles fotografías.

“Veo a todos corriendo, de verdad era un lío. Entonces, me asomó poquito y veo que nadie pasó y me voy rápido a esconder con un amigo. En cuanto llegó me escondo, me tapó y nos dijo la persona, con unas palabras muy vulgares, la verdad, nos dijo: ‘Ya valieron…’. Entonces, nos dijo: ‘Salga. De todos modos, si la hubiésemos querido matar, ya lo hubiéramos hecho’”.

Nayeli pudo avisar a su familia y envió su ubicación en tiempo real. Para las 4 de la mañana ya habían llegado más vecinos y jóvenes a brindar apoyo. Los agentes vestidos de civil salieron por la puerta ubicada entre la Calzada Independencia y Periférico, mientras otro grupo de agentes bloqueaba la otra entrada de Paseo del Zoológico, se identificaron con ellos y, hasta entonces, les dijeron que había una orden de desalojo.

“Yo me siento como una angustia de que yo lo haya vivido y de que nos hayan tratado así. O sea, de verdad se siente muy feo; yo por parte de las autoridades lo veo mal. Nos trataron como si fuéramos unos delincuentes, cuando en realidad lo que estábamos haciendo aquí era darle un pulmón más a Guadalajara”.

De acuerdo con el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), Javier Armenta Araiza, al momento de que los agentes irrumpieron había 16 personas e hizo responsable a la Fiscalía Estatal de la seguridad de ellos, luego que fueron tomados sus datos personales y se les fotografió.

Fatima Aguilar