insuficiencia renal
Fotografía: EPA/YAHYA ARHAB
Guadalajara, Jalisco.

El Covid-19 provocó daño renal agudo en algunos pacientes, o empeoró el cuadro de quienes ya tenían la enfermedad, pero el resultado es el mismo: requirieron tratamiento de diálisis y hospitalización.

El jefe del Servicio de Nefrología de Adultos en el Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, Guillermo García, explicó que con 23 máquinas de hemodiálisis ya estaba rebasada la capacidad para dar atención a los pacientes que la necesitaban. Sin embargo, fue necesario disponer de dos más en esta “tercera ola”. Y, como era de esperarse, todas están ocupadas a todas horas.

“Los pacientes hospitalizados que requieren cuidados intensivos, hospitalizados con Covid-19, que requieren de cuidados intensivos, aproximadamente 30 % de ellos van a desarrollar un daño renal agudo. Obviamente no todos los que se hospitalizan terminan en terapia intensiva”.

Y para quienes logran sobrevivir, se presenta un nuevo desafío que los pone en riesgo.

“Obviamente, con el fin de atender los casos de pacientes con Covid-19 y falla renal que están hospitalizados, pero una vez que sí logran sobrevivir y salen del hospital, entonces aquí viene la parte más crítica: ya no podemos ofrecerles el tratamiento como pacientes ambulatorios por la simple y sencilla razón de que no tenemos cupo. Entonces, estos pacientes están a su suerte”.

Al salir del hospital, quienes padecen las secuelas del Covid-19 hacen sus propias gestiones para ver dónde pueden continuar con su tratamiento. Es donde el Estado mexicano les ha fallado, porque una de las principales prioridades es garantizar la salud y la atención de los enfermos, lo cual no sucede, en particular con pacientes con enfermedad renal crónica que requieren diálisis, explicó el académico del Centro Universitario de Ciencias de la Salud.

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here