Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco.

Con señalamientos de falta de legitimidad por la premura con la que se llevó el proceso, y después de la medianoche, los diputados locales eligieron y nombraron como magistrada del Tribunal de Justicia Administrativa (TJA) a María Abril Ortiz para ocupar el cargo que quedó vacante tras el rechazo a ratificar al magistrado ligado a la Universidad de Guadalajara (UdeG), Adrián Joaquín Miranda.

La magistrada se desempeñaba como directora del área jurídica de la Secretaría de Salud y estuvo también en el Ayuntamiento de Guadalajara con la administración municipal emecista. En el examen de conocimientos obtuvo 100 de calificación.

La legitimidad del proceso, así como los exámenes de control de confianza, fueron cuestionados por el diputado Enrique Velázquez, quien desde el inició señaló como una “simulación” este procedimiento que duró un mes.

“Se los van a llevar los rusos a los del C3 por su efectividad, porque son genios y si no los chinos, porque pudieron dar un resultado de evaluaciones hoy. Muchas, cada hora desde las 8 de la mañana, hubo evaluaciones y entrega de resultados a las 4 de la tarde. Son unos genios, permítanme felicitarlos, eso es imposible. Es parte de la simulación”.

El legislador cuestionó en varias ocasiones al presidente de la Comisión de Seguridad y Justicia, Bernardo Macklis, a qué hora se llevó a cabo la última evaluación de control de confianza, pero no pudo contestar.

“Es algo que no queda en nuestra cancha, al final la evaluación la hizo el C3 y nosotros recibimos en tiempo y forma. Finalmente son temas que hay datos personales y no es una cuestión que al recibir se debe evaluar. Viene aprobado o no aprobado”.

Enrique Velázquez aseguró que, de acuerdo a la publicación del cronograma, el último examen de control de confianza se aplicó a las 2 de la tarde y los resultados estuvieron en dos horas, algo que ningún centro en la materia puede tener y en el proceso pasado que llevó le pidieron hasta 40 días para tener los resultados.

Recordó que, para llevar a cabo este proceso, y como parte de la revancha contra la UdeG, en primer lugar, rechazaron ratificar a Joaquin Miranda, pese a tener un bueno desempeño en su cargo. Luego a él lo quitaron de la presidencia de la Comisión de Seguridad para que Movimiento Ciudadano eligiera “a quien le conviene”.

La magistrada asume a partir de hoy sus funciones y estará por un periodo de 12 años sin posibilidad de reelección.

Fatima Aguilar