Fotografía - Medios
Guadalajara, Jalisco.

A días de concluir su primer periodo como diputada local, Mara Robles Villaseñor hizo un balance de su trabajo legislativo, en el que reconoció errores y aciertos a lo largo de estos tres años.

De su primera etapa como legisladora de Movimiento Ciudadano (MC) reconoció que apoyar la desaparición del Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM), así como el nombramiento del fiscal estatal, Gerardo Octavio Solís, fueron dos de sus grandes desaciertos.

“Claro que debí intervenir antes, claro que debí hacer valer mi voz antes y haber sido menos obediente de mi condición de integrante de una bancada mayoritaria. Lo reconozco, me autocritico y reconozco que eso fue un error, así como mi voto a favor del fiscal. Porque, efectivamente, los balances no tienen que ser del todo bien, pues esas dos cosas las hice mal”.

Recordó que, precisamente la petición de solicitar la renuncia del fiscal, tras las desapariciones forzadas del 4, 5 y 6 de junio, le costó discrepancias con su bancada.

A eso se sumaron otras, como el voto en contra de la segunda deuda a largo plazo, en contra de los consejeros de la Judicatura y la defensa del Comité de Participación Social.

“Mi defensa del Comité de Participación y mi voto en contra de ese terrible documento de torquemada que pretendía no sólo vetar, sino casi meterlos a la cárcel y mi voto en contra de 300 millones de pesos al presupuesto de cultura, ¿cómo podía yo votar a favor de esas cuatro cosas? Y claro que, si ya tienes tantas discrepancias, no puedes seguir en esa casa”.

Para ella, la bancada de mujeres significó un fracaso a partir de qué prevalecieron los intereses partidistas.

Como parte de sus logros, destacó la aprobación de la Ley de Educación Estatal con un Consejo Ciudadano, Consejos Escolares y la inclusión de la perspectiva de género.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here