despenalizar la marihuana
Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco. 

En el Día Internacional de la Marihuana, el colectivo 420 llevó a cabo una serie de actividades en las que evidenciaron la serie de obstáculos que contiene la Ley General para la Regulación de la Cannabis en su implementación, así como la urgencia de contar con una verdadera legislación que permita y facilite el uso lúdico y medicinal de esta planta.

El punto de encuentro para las actividades fue en el Parque Revolución, donde el colectivo 420 dejó claro que la nueva reforma beneficia a las grandes farmacéuticas en el uso medicinal de la cannabis. Respecto al uso lúdico, es una ley que estigmatiza y viola garantías individuales al limitar el autocultivo de plantas, el número de asociados en un evento y la posesión de la marihuana.

Erika Sevilla, es miembro del colectivo 420 y da un uso medicinal a la cannabis para tratar el padecimiento de su hija de siete años. La pausa en la aprobación de esta ley y la resistencia hacia una plena despenalización de la marihuana, la mantiene con serias dificultades para adquirir el tratamiento, el cual importa porque en México no hay donde comprar la semilla para cultivar.

“Pero como el gobierno no nos facilita todas las situaciones tanto para poder importar como sembrar, las familias tenemos que recurrir a muchos medios, no ilegales, porque cuando las familias lo hacemos por nuestros hijos, lo hacemos pensando en que su bienestar de salud mejore, entonces sí es importante que ya se tomen las cosas en serio, que ya no pongan más tiempo, que ya basta, ya hace mucho tiempo que están siempre meses, meses y meses trabando todos los procesos y creo que ya es hora”.

Las actividades incluyeron una exhibición de plantas por parte de usuarios con un amparo y una Rodada que partió desde el Parque Revolución a la Glorieta Niños Héroes, así como una Mesa de Diálogo con candidatos a diputaciones locales de distintos partidos políticos.

Daniel Jiménez, consumidor medicinal y lúdico de la cannabis, invitó a los políticos a dejar de lado sus ideologías o creencias religiosas para abordar el tema y hacer una legalización completa en el uso de la marihuana.

“Una plena legalización, que no incrimine, porque están comentando que como venían en los temas de la legalización pensaba ser una onza lo que se permitiría portar, pero también se presta para extorsiones para nosotros, porque la policía igual puede llegar, te puede decir no traes una onza, traes dos y te la echan, entonces ahí es que se despenalice completamente, si tu traes cajas de vino, nadie te dice por qué traes tanto vino, te van a decir, comprueba que es tuyo, una factura o algo, pero con la mota queramos que más o menos sea lo mismo”.

Fatima Aguilar