El Zapotillo
Fotografía: Gobierno de Jalisco
Guadalajara, Jalisco.

Debido a la inviabilidad del proyecto de la Presa El Zapotillo y el trasvase a León, dadas sus consecuencias medioambientales y de sustentabilidad, el Comité Universitario de Análisis sobre Asuntos de Agua y Energía reconoció la decisión del Gobierno federal de no inundar las comunidades, así como evitar el envío de líquido a Guanajuato.

Este Comité, integrado por especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG), consideró que se trata de una decisión “socialmente responsable” en beneficio de los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, cuando este proyecto amenaza su existencia, tradiciones, cultura, derechos, producción agropecuaria y fuentes de trabajo.

Sobre el trasvase, enfatizaron que durante sexenios pasados se promovió esta presa junto con el acueducto para enviar agua a León, Guanajuato, cuando incluso había opciones más viables, sustentables y que no dañaban poblados. Pero, además, esa ciudad tiene sus propias fuentes naturales y menos costosas para el abastecimiento de agua.

Recordaron que, durante años, los especialistas en ciencias ambientales, económicas, sociales y políticas de la UdeG aportaron análisis y evidencia científica para evaluar la factibilidad de la presa y el trasvase. Sin embargo, su punto de vista fue rechazado, por lo que había falta de diálogo y una grave violación a los derechos humanos de las comunidades.

Reconocieron también la lucha de los pueblos, así como el trabajo de universidades, colectivos, organizaciones y ciudadanos en defensa de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

Fatima Aguilar