Nixticuil
Fotografía: Fátima Aguilar
Guadalajara, Jalisco.

El fuego en áreas boscosas del Área Metropolitana de Guadalajara se ha convertido en la señal de advertencia para los defensores del medioambiente, al ser sinónimo de desarrollo inmobiliario, sin importar la pérdida ecosistémica, tal es el caso del Bosque Nixticuil en Zapopan, que en los últimos 15 años perdió 500 hectáreas.

El bosque cuenta con una extensión de mil 860 hectáreas, y es de importancia al contar con el 9% de la flora total en Jalisco, es decir 548 especies, pero también por sus cuencas hidrográficas.

En 2008 mil 591 hectáreas del bosque fueron decretadas como Área de Protección Hidrológica Municipal Bosque El Nixticuil-San Estebán-El Diente (Bensedi), sin embargo, el decreto se ve debilitado por la insistencia en construir cerca de la zona.

El mapa de incendios forestales de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) de Jalisco reporta que en 2021 ocurrieron nueve incendios dentro del área protegida y nueve más en sus colindancias.

Otro de los incendios registrados y que están ligados con los intereses inmobiliarios sucedió en 2013 el cual consumió 16 hectáreas colindantes al fraccionamiento los Guayabos en Plena Área Natural Protegida.

Y del 25 de diciembre del 2015 al 2 de febrero 2016 se registraron nueve incendios que afectaron cuatro hectáreas. En ese mismo año el Gobierno de Zapopan dio permiso para la deforestación de más de 100 árboles de un predio aledaño al Area Natural Protegida para la construcción de un fraccionamiento llamado Bosque Encantado.

El Comité en Defensa del Bosque Nixticuil documentó que existen al menos nueve proyectos que permanecen activos y amenazan a El Nixticuil, mismos que nuestra organización ha denunciado en diferentes momentos: seis son proyectos inmobiliarios cuyos nombres son La Cima, Verde I Serena, San Lorenzo, Jardín del Bosque, Bosque Encantado, y Mirasierra de Zapopan.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here