Guadalajara, Jalisco.

Blas Navarrete salió el pasado 7 de enero de su casa en la colonia Colomos Providencia a caminar y desde entonces su familia no sabe nada de él. La Fiscalía de Jalisco no ha brindado avances sustanciales, luego que se presentó la denuncia por desaparición y por eso sus amigos y familiares piden ayuda para localizarlo.

Blas tenía la costumbre de salir a caminar todos los días. El pasado 7 de enero lo hizo al mediodía, pero después de eso ya no volvió a casa. Eduardo Sánchez, uno de sus amigos desde la preparatoria, detalló que hasta ahora han pedido la revisión de cámaras de videovigilancia del C5, pero no hay respuesta.

“Se ha buscado apoyo para ver en las cámaras de vecinos o incluso, pues no sé sentir el apoyo de las autoridades en las cámaras de aquí que sabemos que tienen un sistema de cámaras de vigilancia importante, pero pues no ha habido mayor imágenes”.

Su familia y amigos se han dedicado a buscar a Blas con pega de fotografías en la colonia, haciendo sus propias búsquedas, pues consideran que la Fiscalía de Jalisco no ha dado el seguimiento suficiente a la investigación.

“Pues le han dado algo de seguimiento, pero muy básico, buscando en instituciones, Ciencias Forenses, en hospitales, en instituciones, si llegara a estar detenido, incluso buscando por nuestra parte, en páginas de Ciencias Forenses de personas fallecidas no identificadas, buscando esa información nosotros, eventualmente una o dos veces al día. A la familia me ha comunicado a mí que buscan más apoyo”.

Blas es arquitecto, es egresado del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la Universidad de Guadalajara. Tiene 45 años, es de cabello lacio, corto, entre cano, con tez morena clara, complexión robusta, mide un metro con 75 centímetros, el día que desapareció vestía con sudadera roja del logo de Coca Cola, pantalón recto azul, tenis negros con blanco marca puma y gorra negra con azul.

“Blas es una persona, puede parecer tímido, puede parecer introvertido, pero tiene una chispa muy especial, es un cuate que puede estar callado dos horas, pero cuando abre la boca te hace sonreír, es una persona muy chispa, muy creativo, muy ocurrente, es un muy buen amigo, toda la gente del salón le tenemos un gran aprecio, yo no conozco alguien con quien haya tenido un problema, la verdad es un arquitecto, un amigo muy querido”.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here