Al docente con cariño Parte I: Tercer lugar en la apreciación de los mexicanos
Edición: UDGTV Canal 44




Guadalajara, Jalisco. 

Las ocupaciones que gozan de mayor credibilidad en el país las encabezan los médicos, con 66 por ciento; los científicos, con 61 por ciento y le siguen los docentes con 58 por ciento. 

  • Hasta abajo están los policías y los políticos. Éstos ni siquiera alcanzan la quinta parte.

Este 15 de mayo se celebra en México el Día del Maestro, y docentes de tres generaciones diferentes hablaron de su profesión, de las dificultades que enfrentan en tiempos en que los alumnos viven problemas emocionales y tienen mayores distractores que antes. 

Sin embargo, las maestras y los profesores coinciden en que gozan de su actividad profesional y ésta les da múltiples satisfacciones.

Jaime Gómez Hermosillo tiene 42 años dando clases de matemáticas en secundaria. Estudió la carrera de ingeniero agrónomo; sin embargo, mientras cursaba la licenciatura daba clases y esta actividad lo atrapó. 

Por ello, estudió luego la licenciatura en docencia de las matemáticas en la Normal Superior.

¿Cómo era dar clases en secundaria hace 42 años y cómo es hoy enseñar a los adolescentes?

“Eran más dedicados, todo mundo dice que eran más dedicados porque había menos distractores. Distractores siempre ha habido, lo que pasa es que no nos acostumbramos a que ya ahora, en lugar de buscar libros, sacan todo de internet; ya no compran libros. Nada más, yo podría decir que eran más dedicados antes que ahora, la gran mayoría, pero todavía sigue habiendo muy buenos muchachos.

Tenemos en la secundaria muchos muy sobresalientes a nivel estatal”, explicó.

Imelda Bermúdez Fraustro es educadora en dos planteles de preescolar en Ayotlán, Jalisco. Ella estudió en la Normal para Educadoras de Arandas y ha dado clases a pequeños de Jamay, Atotonilco y Ayotlán.

“Yo pienso que me tocó una experiencia padre, porque en aquel tiempo no había tanto celular, tanto internet, situación que veo como problema social. Había otros, por ejemplo, a mí me tocó lidiar con el alcoholismo (de los padres de los niños), con situaciones de violencia en casa, eso sí era más común, pero eran niños más activos, 

había más movimiento físico y para mi gusto, más expresivos,

y conforme han pasado los ciclos escolares, yo ahorita me encuentro niños más dependientes del celular, de la tableta, del cuidado por máquinas, aunque esté la mamá presente, la mamá le deja al niño el celular, le deja al niño la televisión”, relató.

Ana Karem Ortega es maestra de primero de primaria en la Escuela “Pensamiento Liberal Mexicano”, en Nextipac, Zapopan, una comunidad semirural. Ella egresó de la Normal de Jalisco, tiene siete años como profesora y comenzó en una escuela nueva en el fraccionamiento “Los Molinos”, en la carretera a Colotlán.

“Es una comunidad donde hay muchos alumnos, llegué a tener grupos de 45, fue complicado ahora sí que recién egresada, ingresé a trabajar con muchos alumnos. También era una escuela nueva,

fue una experiencia muy bonita porque todos los maestros éramos recién egresados,

entonces, fue de mucho aprendizaje, yo siempre digo, en esa escuela yo aprendí a ser maestra”, refirió. 

Diego González Aldana también tiene siete años de experiencia. Egresó de la Centenaria Escuela Normal de Jalisco y actualmente da clases en la Primaria “José Ángel Conchello”, en Santa Lucía, Zapopan, y él señaló que, con sus alumnos, trata de que los “distractores” se conviertan en herramientas de investigación en el aula.

“En el caso de mi grupo actual, creo que es una buena herramienta que tenemos ya para explotarla y convertirla en aprendizajes. Ya los niños saben de Inteligencia Artificial, las plataformas sociales quedan ya como un entretenimiento de ratitos,

ahora sí la Inteligencia Artificial es algo que más les interesa

y en mi caso sí se puede explotar para convertirlo en aprendizaje”, afirmó. 

Durante la pandemia, el trabajo de los docentes sufrió un severo cambio al cerrar las escuelas y transformar las clases a sesiones a distancia por medio de una computadora o, de plano, a dejar trabajos por escrito en papel dirigidos a sus alumnos en la tienda que estaba frente a la escuela.

  • Y justamente de eso le hablaré en la segunda parte de este trabajo especial.

Ignacio Pérez Vega