El número de infecciones por sarampión registradas en los últimos meses en Latinoamérica y particularmente en Estados Unidos mantienen alerta a las autoridades sanitarias en México que con un caso patentado este año  hacen lo necesario para evitar la propagación de la enfermedad.