Fotografía: EFE/ Isaac Esquivel.
Guadalajara, Jalisco.

El Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) informó que, de 2020 al cierre de 2021, fueron registrados 446 casos de COVID-19 en personas trasplantadas en todo el país.

Del total de personas contagiadas, 125 murieron; es equivalente al 28%, o bien, tres de cada 10. La cifra de Jalisco fue de 53 casos y ocho defunciones en personas trasplantadas.

Con motivo del Día Mundial del Riñón, distintas organizaciones de apoyo a pacientes emitieron un comunicado a nombre de la Comunidad Renal en México.

En su mensaje, señalan que la pandemia afectó gravemente a los enfermos renales en el país porque los trasplantes se detuvieron abruptamente.

Además, se incrementó la lista de espera de un órgano. La pandemia detonó una nueva problemática, que es la escasez de medicamentos para pacientes renales y trasplantados. Eso ha costado la pérdida de injertos que tanto costó tener.

Las organizaciones hicieron un llamado urgente a legisladores, autoridades y hasta al Presidente, Andrés Manuel López Obrador para garantizar el abasto de medicamentos para los enfermos renales.

También urge que garanticen la inmunosupresión, porque perder un órgano por escasez trae graves estragos a la salud.

También piden impulsar la donación de órganos porque mantener a un enfermo en diálisis o hemodiálisis resulta excesivo para el gasto público.

La enfermedad renal no está cubierta por el Instituto Nacional del Bienestar (Insabi), es un problema grave para una familia que requiere de hasta 40 mil pesos al mes para mantener a un paciente o comprar medicamentos por su cuenta.

Solicitan:
-Incorporar esta enfermedad al cuadro básico de enfermedades no transmisibles.
-Incorporar por ley la atención gratuita de esta enfermedad, tratamientos y medicamentos.
-Crear un registro nacional de enfermos.
-Crear un registro de donadores voluntarios (ya no se necesitaría el consentimiento de familiares).

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here