Fotografía: EFE/Francisco Guasco.
Guadalajara, Jalisco.

Rolando Guzmán joven de 28 años originario de Etzatlán, Jalisco, actualmente es el único hombre tejedor del pueblo, y que es reconocido como artesano por el proyecto de “Cielo Tejido” el techo artesanal más grande del mundo.

Comenzó a tejer en el 2020 al considerar que la cultura y el arte que han construido las manos de las más de 150 mujeres que forman parte del proyecto, está marcando una historia en el municipio y fuera México, como en Dubai.

“Al ver este gran proyecto y al sentirme parte de la cultura y tradiciones del municipio, me entró la idea de aprender a tejer, normalmente me dedico al arte, a la música pintura, la danza, y por qué no aprender a tejer, desde entonces lo hago y me siento orgulloso de pertenecer a este grupo de tejedores de Etzatlán”.

Fotografía: María Ramírez.

Desde el 2015 Rolando se ha interesado en acercar a las personas del municipio a la cultura a través de su desempeño en la función pública.

Sin embargo para él “Cielo Tejido” significa trascender, y formar parte de la historia de Etzatlán, la manera de dejar huella.

“Siento un gran amor por el municipio, por el arte, por la cultura, y aquí me tienen trabajando por ello”.

Para este año participó en la creación del tejido que actualmente luce en el corazón de la ciudad, pero también en el montaje de los más de 8 mil metros cuadrados.

Rolando Guzmán, añadió que la participación de los hombres se limita sólo al montaje del tejido, este año participaron 20.

Considera que la ausencia de los hombres en esta actividad se debe al catalogar en la conciencia colectiva, que tejer es sólo para mujeres.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here