Fotografía: Cortesía
Guadakahara, Jalisco.

Fernanda Lizet fue diagnosticada con un tumor en la columna. La operaron hace cinco años, pero quedó con un dolor neuropático intratable.

Para quitarle ese dolor, especialistas de Jalisco le colocaron un implante de un dispositivo que es un reservorio de morfina. El caso de Fernanda, de 14 años, es el primer caso de éxito en este tipo de procedimientos en el Estado.

El titular del Instituto Jalisciense de Alivio al Dolor y Cuidados Paliativos, Patrick Pendavis Heksner, quien participó en la intervención quirúrgica, explicó que este dispositivo se coloca en aquellos pacientes con cáncer que tienen probabilidad de sobrevivir un periodo mayor a seis meses. Se trata de dar calidad de vida a los pacientes oncológicos.

En este caso, la enfermedad está controlada, por lo que el pronóstico es que el dispositivo le dure mucho tiempo. En 10 años le tendrán que cambiar la bomba.

Este es el resultado de una colaboración entre hospitales del sector salud en Jalisco, participaron especialistas del Hospital General de Occidente “Zoquipan”, del Instituto Jalisciense de Alivio al Dolor y Cuidados Paliativos y del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional de Occidente del IMSS.

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here