Fotografía: Juan Carlos Salcido.
Jamay, Jalisco. 

Lo que comenzó como un consejo por parte de su médico de rehabilitación para fortalecer su columna vertebral, pronto se convirtió para Fátima Jazmín Castellanos Rodríguez en uno de sus mayores logros, quien a sus quince años ganó una medalla de bronce en la Olimpiada Nacional celebrada en Colima la semana pasada en la disciplina de powerlifting, presea que se sumó a la medalla ganada en Puerto Vallarta en 2016 y al oro en los juegos Parapanamericanos en marzo de este año.

Fátima, que es nativa de Jamay, platicó cómo fue que inició, hace apenas ocho meses, en el powerlifting, influenciada por el campeón nacional también jamayteco, Miguel Ángel Hernández Cardona:

“Yo nada más iba al gimnasio a entrenar  por parte del Teletón y de ahí me dijo el muchacho, que si quería ir a Guadalajara a ver a su entrenador y acepté. Después me dijo, ¿quieres ir a competir? Tú estás muy fuerte, lo suficiente para entrar a competencia y le dije que primero debía pedir permiso para poder competir rápido”.

El progreso que demostró en dos meses era notable, ya que en ese periodo pudo levantar 40 kilos, lo que equivale a su peso; después cuarenta y dos en su primer competencia de Vallarta, 46 en los Parapanamericanos de Sao Paulo Brasil para finalmente alcanzar los 55 kilos en Colima.

Los logros deportivos los alcanzó por el entrenamiento diario de dos horas y las concentraciones en el Consejo Estatal para el Fomento Deportivo de Jalisco (CODE), que duran hasta tres semanas y en parte por la mentalidad ganadora, tal como lo comentó Fatima Castellanos:

“Como ahora que fui a Brasil desde que viaje tuve la mentalidad de: quiero medalla de oro, medalla de oro, y lo obtuve. Y ahora pues quise lo mismo pero no lo logré, porque el peso que me pedían lo levanté mal, de haberlo levantado bien hubiera ganado otra de oro”.

El tropiezo que tuvo en Colima no la ha desanimado, al contrario, tiene los ojos bien puestos en el mundial a celebrarse en la ciudad de México en septiembre, donde busca llevarse el oro, lo que además le daría la oportunidad de competir para intentar clasificarse a los paralímpicos de Tokio, que aún se ven lejanos, pero que son uno de sus objetivos a largo plazo.

Por último, su padre Enrique Castellanos García dijo que la razón por la que comenzó a competir fue porque su médico de rehabilitación en Teletón le recomendó hacer ejercicio para fortalecer su columna,  ya que fue diagnosticada con el síndrome de Chiari. En sus planes más próximos busca entrar a la preparatoria, y continuar entrenando en el Grecogym, donde no le cobran por el servicio y por supuesto, seguir compitiendo en el deporte del powerlifting, tanto por salud como para sumar logros a su corto pero muy destacado palmarés.

Por Juan Carlos Salcido Hernández. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here