Fotografía: Humberto González.
Ocotlán, Jalisco. 

En Ocotlán, al igual que en gran parte de los municipios del estado de Jalisco, las fuerzas municipales no tiene la capacidad para combatir los problemas de seguridad, de la misma forma que las fuerzas estatales, así lo dijo el académico investigador en derecho de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Fernando Espinoza de los Monteros.

Espinoza de los Monteros habló de la situación de seguridad en la región, y del estado, al inicio del sexto año de la administración estatal encabezada por Jorge Aristóteles Sandoval:

“En el caso de Ocotlán las cosas son muy claras, en Ocotlán hay mucha inseguridad, mucha operación del crimen organizado y realmente los municipios no tienen la capacidad, por un lado las policías, ni las facultades para perseguir a esa clase de delincuencia pero, si tu le agregas a que los que los policías estatales adolecen de lo mismo, y la policía federal los visita de vez en cuando y los militares también solo en situaciones de emergencia, entonces realmente han dejado zonas muy importantes en manos del crimen”.

El año anterior en la región se dieron acontecimientos de relevancia como la aparición de cuerpos en los límites de los municipios de Jamay y La Barca, además de la toma del mando policial en Ocotlán por parte de la Fuerza Única Regional, para una capacitación.

Por otra parte, el también presidente de la Asociación Internacional de Derecho Penal Sección México (AIDP) habló de la estadística de comisión de delitos del año pasado que salió recientemente, la cual dejó ver que los ilícitos fueron al alza, por lo que la política para combatir el crimen actual puede considerarse como poco eficaz, cosa que no sorprendió al académico:

“Les advertimos que no iba a funcionar porque el camino no era crear grupos de policías aparentemente selectos para combatir la delincuencia. La única forma en el nivel policiaco es crear policías proactivos, pero creo que no lo han entendido, el gobierno no quiere invertir para crear este tipo de policías”.

Otro problema relacionado a las cuestiones de seguridad, según Espinoza de los Monteros, es el nuevo sistema de justicia penal, el cual ha promovido que los delincuentes salgan libres, no porque no funcione, sino porque los cuerpos del orden estaban acostumbrados a no respetar los derechos humanos y obtener confesiones en base a prácticas como las confesiones forzadas.

Por Juan Carlos Salcido Hernández. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here