Ocotlán, Jalisco

Lo que sucede nos representa. ¿Es lo que realmente somos como sociedad?, ¿hay una sola bajo el manto de una bandera histórica y muchas otras fragmentadas por diferentes intereses? Las imágenes hablan por sí solas aunque los ojos que las observan quieran graficar otro mundo. ¿Qué reflejos acompañan a los líderes?

Si lo que somos se ve reflejado en la superficie, ¿estamos conformes con la imagen que vemos?

Para vivir el liderazgo hay que entrenar. De la práctica cotidiana crece la posibilidad de desarrollar los mejores actos reflejos que beneficiaran al que los realiza y a quienes están junto a él. Cuando los líderes entran en acción sus reflejos pueden presentarse en forma inmediata ante las circunstancias que aparecen. Uno de los significados del término reflejo es el que sostiene que es un fenómeno nervioso simple de respuesta motora, involuntaria e inmediata, a una estimulación sensorial determinada, preexistente a todo aprendizaje e independiente de la voluntad. 

Los reflejos se entrenan. Las respuestas motoras se entrenan. ¿Qué respuestas conviven con los líderes?, ¿hay inmediatez en la toma de decisiones de aquellos que tienen la potestad de obrar para solucionar problemas sociales? La respuesta motora puede ser voluntaria, rápida y útil para el momento que se está viviendo. Cuando se pone el ojo en el objetivo el cerebro busca la mejor forma para lograrlo. Hay que reaccionar, no se puede vivir en el letargo de los lamentos, de las argumentaciones sustentadas en otros tiempos y que, con el respeto a la historia y a todo lo vivido, hoy requieren de una voluntad abierta e interesada en el bien común. ¿Sobre qué objetivos hemos puesto la mirada?, ¿nuestra voluntad se ve reflejada en lo que hacemos?

Los reflejos muestran su poderío cuando los líderes están concentrados. El nivel de concentración se materializa en la capacidad de reaccionar. Se pueden perfeccionar todos los movimientos diarios, se pueden mejorar. Vivir con atención lo que se hace, lo que se practica, lo que se dice, lo que se escucha, lo que se lee. Concentración para crear lo que se quiere, concentración para que todo sea un aprendizaje, concentración para que el presente sea puro sentido. La concentración tiene efectos multiplicadores. El liderazgo se representa en la unión de la acción y la concentración. 

Se puede extender el universo de lo reflejo y alcanzar no solo a lo imprevisto, sino también a lo previsto, a lo visible, a lo razonado con prudencia y en un buen tiempo; es que la consideración de los acontecimientos mueve a construir, solucionar, pacificar, fortalecer, defender, apoyar y aumentar las acciones que surjan para una mejor convivencia social. 

La representación de una sociedad radica en cada ciudadano. El reflejo de la misma está en sus habitantes. Las acciones positivas reflejan voluntades dispuestas a influir en el entorno social en donde se desarrollan. ¿Nos vemos representados por ellas?, ¿somos actores sociales que las practican diariamente?

Por Marcelo Pedroza