Fotografía: EFE/Mario Guzmán.
Guadalajara, Jalisco.

Llega la primavera y, con ella, el estiaje. La escasez de agua se hace presente en la Zona Metropolitana de Guadalajara. La necesidad de esta es mucho mayor y, en consecuencia, el servicio de pipas es mayormente demandado. Es por eso que acudimos a documentar el proceso que realizan los llamados “piperos” para vender el líquido.

En la zona de Prolongación Mariano Otero y avenida las Torres, en Zapopan, varias unidades acuden a cargar tanques de 10 mil litros para abastecerse y vender el agua. Felipe Mercado es dueño de una pipa y nos relata el proceso del negocio de la temporada.

“La dinámica es: llegas y te formas, cargas tu agua y vas a repartir al domicilio que te solicita el servicio. En tiempo de calor es comúnmente más demanda el agua; hay puntos donde se necesita más. Por ejemplo, aquí en Lomas de La Primavera, Paraísos, donde se escasea más el agua, te piden un domicilio, comúnmente donde se llenan tambos hay lugares, cisternas, hay gente que no cuenta con aljibe”.

Este punto de abastecimiento comienza a tener más pipas a la espera, cuenta con dos zonas de carga y, a comparación del año pasado, la fila de pipas es mucho menor: aproximadamente son entre 3 y 4 unidades las que esperan turno.

Este año, la demanda por lo pronto es menor, por lo que los precios se basan en las distancias que recorre la pipa y no tanto en la cantidad de agua a repartir, aunque este aspecto puede ser variable.

“¿Cómo se media el precio del agua? Para nosotros varía: la distancia, aquí la repartimos a 600 o 700 (pesos), porque a veces hay que meterse a terrenos muy complicados con los 10 mil litros de agua, y ya dependiendo si se tiene que repartir en varios tambos, porque a veces hacen que te muevas ahí, sí varía mucho el precio, aumenta unos 100 pesos y más que nada es por la distancia; en otras temporadas escasea totalmente el trabajo”.

En este lugar se sabe que hay diversos puntos de abastecimiento de agua que surgen del Bosque La Primavera. Incluso, en este mismo lugar, a espaldas de este pozo, están instaladas dos empresas: una que vende el agua embotellada y la otra de jugos. Los vecinos aseguran que el agua que aquí se acumula es totalmente potable y apta para el consumo humano.

Y sorpréndase: aquí, llenar una pipa de 10 mil litros de agua cuesta no más de 200 pesos.

“Claro que sí, porque es muy necesaria el agua. Sí, realmente sí están haciendo algún trabajo o alguna obra y sí es necesario repartir el agua. Esta agua está buenísima, de muy buena calidad, este pozo ya tiene muchísimos años. Nosotros compramos aquí el agua, es privado, ya tiene demasiado este pozo trabajando. Aquí nos lo venden los 10 mil litros y nosotros lo compramos por 150 o 180, dependiendo, así es…”.

Sólo el año pasado, este servicio elevó sus precios de hasta dos mil pesos por pipa. Es el negocio del agua en la Zona Metropolitana de Guadalajara, que, en esta temporada de estiaje, y ante los constantes recortes en el suministro de la red del SIAPA, también “seca” los bolsillos de los ciudadanos.

Iván De León Meléndrez

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here