Fotografía: Elizabeth Ortiz
Guadalajara, Jalisco.

El ex director del Instituto de Movilidad y Transporte del Estado, Mario Córdova, señaló que el esquema de movilidad que trazó el Gobierno de Jalisco para la Línea 4 del Tren Ligero pretende favorecer a su “municipio preferido”; es decir, Tlajomulco.

Eso deja de lado a la demanda que hay en Tonalá a través de una “deuda disfrazada” mediante un contrato de coinversión con la empresa Mota-Engil, a través de una licitación “simulada”.

Eso comprometería las finanzas de Jalisco por 36 años con una deuda de más de 21 mil millones de pesos, afirmó.

“Con el apoyo del Gobierno federal y recursos propios de los jaliscienses entregará inicialmente a la empresa mencionada cuatro mil millones de pesos, comprometiendo a sucesivas administraciones el pago de al menos un total de mil 382 millones de pesos durante los primeros 10 años a partir del 2024 (si los pronósticos de demanda se cumplen), así como los ingresos tarifarios de Siteur durante 36 años por un total de 20 mil 232 millones de pesos”.

Eso significa estar pagando cada año 600 millones de pesos cada año.

La Línea 4 sólo conecta con los BRT Macrobús y Periférico, por lo que carece de transferencias directas con las líneas del tren 1, 2 y 3. Además, la demanda pronosticada puede quedar cubierta con un sistema BRT y costaría cinco veces menos, concluyó el experto.

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here