desvío Ipejal
Fotografía: Ignacio Pérez/ Archivo
Guadalajara, Jalisco.

Se suman más inconformidades en mujeres de la tercera edad pensionadas por el Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco, al no recibir los medicamentos correspondientes a sus tratamientos.

Periodos de hasta 5 meses tienen que transcurrir para poder acceder a los fármacos que están prescritos en sus recetas.

“Además, nos están dando puro medicamento genérico, no nos están dando un medicamento bueno. ¿Qué quieren? ¿Matarlos a todos? 32 años aporté con doble plaza para que nos salgan con esto, no es justo, es mentira que están surtidas las farmacias al 80% y que me lo comprueben, si no, no hubiera faltantes. Yo le diría a las autoridades que no se gasten el dinero que no es suyo para beneficio de otros políticos y familiares, que nuestro dinero es para que no los atienden como debe ser”.

Uno de esos casos es el de Marisela López, quien sufrió un accidente y quien no puede acceder a su tratamiento porque no hay medicamentos. Gracias a esto, sufre dolores que ella califica como “insoportables”, pues debido al alto costo de su tratamiento no puede costearlo por su cuenta.

“Tengo desde octubre con una receta, y haz de cuenta que llegan, las sellan, la pedimos y nos dicen ‘le hablemos cuando lleguen’, pero desde octubre no ha llegado. La sellan (la receta) de recibido y no tiene fecha de caducidad, sólo hasta cuando ellos lo surtan, ellos nos hablan. Pues tengo dolores en la rodilla y están constantes, y la verdad no lo podemos comprar porque si lo compramos nosotros, para empezar por la pensión que nos dan, no es mucho y son medicamentos muy caros: más de mil pesos y nos descompensa”.

Pero los casos aumentan y tal parece que la atención médica en este Instituto se encuentra en crisis. Dolores Santos no puede ser intervenida a pesar de tener su orden, porque no le han realizado sus estudios correspondientes debido a la falta de insumos.

“La cuestión es que no me mandan hacer los estudios preoperatorios, la verdad le he batallado y lo que me angustia más es que no hay medicamentos. Yo tengo cinco meses batallándole y hasta antier apenas me dieron dos, pero me faltan otros dos. Me dijeron que ya estaban al 100%, pero no todavía no llegan”.

Es la historia recurrente que padecen adultos mayores pensionados por el Ipejal, donde el derecho de recibir los medicamentos en tiempo y forma no se aplica como el Instituto está obligado.

Iván De León Meléndrez

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here