Fotografía: UdeG
Guadalajara, Jalisco.

Por un lado, el Gobierno de Jalisco presume que la Organización de las Naciones Unidas para el Cambio Climático ha reconocido a Guadalajara como uno de los tres gobiernos en el mundo que lideran la lucha para disminuir las afectaciones causadas por el cambio climático. Por el otro, el gobernador Enrique Alfaro ha dicho que no dará un solo peso al Museo de Ciencias Ambientales para 2022.

“Durante los últimos dos años, la humanidad ha tomado conciencia, como nunca antes, de su fragilidad y su vulnerabilidad. Sin duda, la realidad que hemos enfrentado ha alterado nuestra manera de vivir y nos ha puesto a prueba en muchos aspectos. En Jalisco y en Guadalajara, la segunda ciudad más grande de México, hemos asumido la responsabilidad de apostar por una agenda sólida para combatir la crisis climática asumiendo los acuerdos de París”.

El mandatario estatal sostuvo que el plan de acción climática en la metrópoli para reducir la emisión de contaminantes de cara a 2050 pretende “tener una metrópoli carbono neutral, basada en la gestión integral de los residuos, la movilidad masiva y no motorizada, así como el suministro y uso de energías limpias”.

De igual forma, destacó la adaptabilidad de la metrópoli ante el impacto del calentamiento global, la búsqueda de conseguir un liderazgo climático e impulsar una gestión responsable del agua, rubro que, pese al paso de los años y de muchas promesas de Gobierno, no ha logrado cubrirse. Y dos pruebas de ello son los tandeos que durante la primera mitad de este año impactaron a millones de habitantes en la ciudad y la condición actual del Río Santiago, considerado uno de los más contaminados del país.

Enrique Alfaro ha dicho que no pretende dar un solo peso en 2022 al Museo de Ciencias Ambientales, espacio al que, además, este año busca retirarle 140 millones de pesos.

“El Gobierno de Jalisco le va a destinar un porcentaje mayor del que está establecido en el convenio, vamos a crecer el monto de inversión en infraestructura educativa, pero no va a haber museos, lo que queremos es que se construyan más prepas, más escuelas para los estudiantes. No vamos a dejar ningún recurso etiquetado para que ningún cacique quiera hacer negocios con el dinero de los jaliscienses”.

Y en ese sentido, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara, Jesús Palafox, explicó que la proyección del gobernador es completamente opuesta a la razón de ser del Museo de Ciencias Ambientales, pues el plan es que éste se convierta en una gran aula para ayudar a estudiantes y a académicos, precisamente, en la agenda contra el cambio climático.

“No tiene ni la mínima idea de qué se trata el museo. El museo es una aula grandísima interactiva que le va a permitir a los científicos del medio ambiente hacer investigación, experimentación. A los estudiantes de la carrera de Biología y de Ciencias Ambientales les va a permitir aprender lo que no tienen idea y la experimentación. O sea, el museo es educación, es conocimiento”.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here