Ocotlán, Jalisco.

La Universidad de Guadalajara realizará una investigación, por medio del Centro Universitario de la Ciénega (CUCiénega), para conocer la existencia de parásitos en los niños que habitan en las zonas rurales del municipio de Ocotlán; se analizarán  las comunidades de San Juan Chico y La Muralla. El estudio sobre parasitosis surgió como un acercamiento entre las autoridades municipales con la máxima casa de estudios.

La titular del proyecto Ana Luisa Madrid Elizondo, propuso para la investigación determinar la frecuencia de parasitosis en los menores de edad a través de métodos moleculares, así lo mencionó Marco Antonio Cardona López, uno de los integrantes del cuerpo académico llamado Cuatro Setenta Microbiología Sanitaria:

“Lo que hacemos es que tomamos poquito de heces y en vez de contar los parásitos en el laboratorio por técnicas muy tediosas y muy largas detectamos anticuerpos, esos anticuerpos nos dicen si están presente o no el parásito en el niño, y si guarda memoria hace cuánto pudo haberse enfermado”.

Durante el mes de junio y julio se llevó a cabo tres sesiones informativas en cada una de las comunidades, con el propósito de asesorarlas en el tema sobre qué son los parásitos, qué causa, cómo prevenirlas y cuáles son los más comunes en los infantes.

Cardona López comentó que a través de un levantamiento de censo de las dos comunidades, se obtuvo el resultado de 80 a 100 niños aproximadamente necesitaran de un paquete de detección que sirve para analizar antígenos; los antígenos son sustancias que el cuerpo reconoce como extrañas y su presencia ayuda localizar parásitos. Hasta ahora sólo se han cotizado en con tres empresas a nivel nacional, el costo se encuentra en $ Estos equipos están validados, es decir, la respuesta obtenida es 100% confiable.

Sobre los análisis en los niños, los investigadores proporcionaron a los progenitores información sobre la carta de consentimiento humano, en el que la comunidad tiene derecho a residir los resultados, así como la firma de autorización por parte de los padres de familia donde se les comunica  del análisis de sus hijos. De igual manera, si un niño no quiere participar pese a que el padre está de acuerdo el análisis no se llevará a cabo, mencionó Antonio Cardona:

“Nada más hemos hecho las entrevistas con las mamás de las comunidades para decirles de qué se trata el proyecto, cuáles son las técnicas que vamos a utilizar, les enseñamos cómo utilizar los kits de toma de muestra, porque nosotros les suplementamos los frasquitos donde deben de estar las toallas plásticas, donde deben de ir las heces, la paleta cómo se utiliza”.

La autorización por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) federal  para dar inicio con la investigación está en proceso, así como el recurso por parte del gobierno federal, para la inversión de los gastos de los paquetes de detección, puesto que pasa con el monto que se tenía destinado. Se planea que la investigación dure cuatro meses.

Por María Ramírez Blanco. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here