Ocotlán, Jalisco. 

Las muestras de apoyo y solidaridad para los afectados por los terremotos que azotaron a varios estados del país, continúan dándose, y sumado a las diversas instituciones y particulares. La iglesia Católica de Ocotlán no se quedó atrás y comenzaron a funcionar como centro de acopio en todas las iglesias del municipio.

El párroco del Señor de la Misericordia, Antonio Olivos Sepúlveda, habló sobre esta campaña:

“Como todos los mexicanos estamos consternados y tristes por los acontecimientos tan nefastos que han sucedido en nuestra patria, los terremotos, las inundaciones, que han dejado a muchos de nuestros hermanos con una necesidad muy grande. Y bueno nosotros, como católicos y cristianos, queremos darles una buena ayuda, y por eso en todas las iglesias se ha instalado un centro de acopio”.

Entre las cosas que están recibiendo, se encuentra sobre todo alimentos no perecederos y que no requieran cocción, agua, aceite, comida para bebé, artículos de higiene personal, medicamentos y alimentos para mascotas.

Por otra parte, Olivos Sepúlveda también mencionó que, Cáritas Diocesana, organización sin fines de lucro de la iglesia católica, es quien coordina las labores de recolección e igualmente habilitaron cuentas para donaciones en efectivo, las cuales son: INBURSA, S.A. cuenta: 50032013056 CLABE: 036180500320130565SWIFT: INBUMXMM; Banamex cuenta: 4299536, Clabe: 002180022742995366 SWIFT: BNMXMXMM Donativos por tarjeta de crédito o débito Tel. 5598-9650.

Sobre este asunto, Olivos Sepúlveda, dijo que ellos se concentrarán en los donativos en especie:

“En Cáritas Diocesana tienen habilitada una cuenta para donativos de esta finalidad, que son los damnificados. Fundamentalmente nosotros, no estamos manejando los donativos, sino más bien los donativos en especie”.

La recepción de donativos está y continuará abierta para los próximos días, y se estarán enviando constantemente, ya que la organización Cáritas de la iglesia, es muy completa y pueden prestar apoyo en la parte del transporte a las zonas afectadas.

Por Juan Carlos Salcido Hernández.