Ocotlán, Jalisco

Ocotlán fue sede del curso avanzado de combates contra incendios, esto debido al manejo de capacitadores y equipos así como su desempeño en las labores de emergencias. De  diez a doce instructores impartieron clases en distintas áreas del conocimiento. Agustín Corona Macias, titular de la corporación explicó los ejercicios hechos durante el curso.

“Todo lo que tiene que ver con el programa es de bomberos, para entrar ahí los instructores primeramente les dan la teoría de que hacer en caso de emergencia, va haber un ingreso en la casa humo, va haber mucha temperatura en el laberinto de búsqueda y rescate, aquí se va a visualizar toda la temperatura que vamos a tener, vamos a estar preparados con todo el equipo de mangueras en caso necesario, porque ellos entraron con todo el equipo necesario, entre ellos manguera y monitor a apagar ese fuego.”

Corona Macías señaló que a pesar de que el fuego del ejercicio estaba confinado a un entorno seguro a veces resulta difícil de sofocar ya que la temperatura aumenta constantemente durante el ejercicio.

Además de bomberos de Ocotlán también, elementos de Protección Civil de la Zona Altos que comprende Arandas, Atotonilco el Alto, Ayotlán, Jesús María, Tepatitlán  y San Miguel también se sumaron al curso.

El Director de Protección Civil indicó que la convocatoria tuvo buen recibimiento y expresó la relevancia que tiene el cuerpo de bomberos de Ocotlán dentro de Jalisco.

“Nosotros como sede nos da mucho gusto que este sea un evento tan relevante y que gracias al maestro Paulo Gabriel Hernández no nos ha dejado abajo en cuanto equipo y herramientas necesarias, por eso todas las unidades municipales y el estado tienen volteado la mirada hacia nosotros, porque hay capacidad y equipo”.

Corona Macías señaló que el curso tuvo una asistencia de 70 personas, además de parte del voluntariado que ofreció sus servicios como monitor, se contó además con la participación de Cruz Roja de Ocotlán para brindar servicios en caso de emergencia durante las labores de entrenamiento.

Por Diego Iván Vera