Ocotlán, Jalisco

Hay que comprender que el talento individual necesita de los demás, sin los otros es complejo desarrollarlo en plenitud. El sentimiento de equipo nace en uno mismo y se desarrolla con el devenir de los vínculos que se van creando, donde las condiciones individuales exponen su potencialidad y donde la realización personal se transforma en realización grupal. Un equipo compuesto por talentos es un equipo talentoso. 

Para lograr un ambiente talentoso el poder del ejemplo arrasa. Desarrollar una actividad permite desarrollar un talento o los talentos que la hacen tangible. El hacer talentoso transmite emociones positivas. 

El talento siempre pide la presencia del otro. Acompañado es posible continuar para superarse a sí mismo y de esa forma construir para la superación de aquellos que están haciendo a su lado. Al reconocer el talento del otro se estimula su estima y se ayuda a que se fortalezca para seguir creciendo. 

El reconocimiento de las habilidades que distinguen al otro es una poderosa manera de conectar su mundo con el mundo del equipo. Así surgen habilidosos para construir una sociedad mejor, habilidosos para participar de acciones positivas, habilidosos para encontrar oportunidades buenas para el grupo, habilidosos para utilizar el ingenio y hacerlo útil a otros. Ese saber hacer utilizado para aportar al equipo, a la asociación, a la organización, a la ciudad, al país donde vivimos. Habilidosos en desarrollar mejores acciones para ver crecer a nuestra gente, habilidosos para expresar nuestras capacidades. Habilidosos para desarrollar nuestros talentos. Talentosos dispuestos a vivir con humildad y a cuidar las habilidades construidas. 

En el equipo talentoso todos están comprometidos entre sí y persiguen las mismas causas. Si las relaciones de sus miembros son amenas, respetuosas y abiertas a la consecución de objetivos en común, es viable la creación de un gran equipo. De manera que si hay muchos involucrados deben ocuparse de transmitir mensajes claros y positivos, para que los mismos lleguen a todos.  

Cabe destacar que la congruencia del grupo requiere de la congruencia de cada persona integrante del mismo. Es que la congruencia individual estimula la congruencia grupal. 

Por Marcelo Pedroza