Un estudiante de 13 años mató este lunes a un profesor e hirió a otras cuatro personas en un ataque con un cuchillo y una ballesta perpetrado en su instituto de secundaria de Barcelona, en el noreste de España.

Esta muerte, la primera por agresión en un centro educativo en España desde el final de la dictadura (1939-1975) según uno de los principales sindicatos educativos ANPE, dejó al país consternado.

El gobierno regional de Cataluña decretó un día de duelo por los hechos mientras que el jefe de gobierno español Mariano Rajoy se dijo “conmocionado” en su cuenta de Twitter, desde la que transmitió su “pésame a la familia y compañeros del profesor”.

Los hechos se produjeron alrededor de las 09h15 (07h15 GMT) en el instituto Joan Fuster, un centro habitualmente tranquilo con unos 500 alumnos y cuarenta profesores en un barrio de clase media de la ciudad.

“Hay un profesor muerto por arma blanca” presuntamente por un alumno del mismo centro, informó una portavoz policial sin precisar con qué tipo de arma. El adolescente iba armado con “una ballesta y un cuchillo”, añadió una fuente cercana al caso.

Al llegar a su clase, el chico habría atacado a su profesora y a otra alumna de la clase, señalaron los medios del país.

El profesor de la clase contigua, que hacía pocos días había empezado a trabajar en el centro haciendo una sustitución, acudió a ver qué ocurría cuando el menor lo atacó “con una arma blanca” provocando presumiblemente su muerte, según un comunicado de la policía catalana.

Además del fallecido, otras cuatro personas fueron heridas, dos profesoras y dos alumnos, todas ellas “fuera de peligro”, señaló la directora del centro Maria Dolors Perramon.

A media mañana, el estupor reinaba todavía alrededor del instituto, cuya puerta estaba custodiada por varios agentes policiales mientras retiraban el cadáver, las pruebas y desalojaban a algunos alumnos en autocar.

En la plaza contigua al centro, alumnos y padres que acudieron a por sus hijos comentaban conmocionados los hechos.

María Camila Ospina, una alumna de 13 años del centro, se encontraba en clase de ciencias sociales con el profesor que terminaría falleciendo cuando escucharon gritos procedentes del aula contigua.

“El profesor salió al pasillo, escuchamos un ruido muy fuerte, nos asomamos al pasillo y vimos al profesor tendido en el suelo”, relató a la AFP. Otra compañera de clase, bajo el anonimato, lo confirma: “el profesor fue a ver qué pasaba y entonces el niño le atacó”.

El presunto agresor se dirigió entonces hacia su clase, mientras ellos, entre consternados y aterrorizados, trataban de protegerse. “Nos escondimos detrás de las mesas y las sillas. Él entró, buscó un compañero de clase y lo acuchilló en el tórax”, revivió Ospina.

“Nosotros nos quedamos en ‘shock’, pusimos mesas detrás de la puerta y cuando lo vimos lejos, salimos corriendo hacia el patio”, prosiguió.

Apasionado por las armas 

El presunto agresor “no parece capaz de hacer algo así. Lo único raro es que le gustaba el tema militar, el ejército, las armas. Incluso venía vestido a veces con pantalones con estampados de camuflaje militar”, explicó Ospina.

Otro alumno del centro, Carlos Martínez, compañero de clase de 17 años de la hermana del presunto agresor, también recuerda su afición por las armas: “Parecía normal pero tenía muchísima pasión por las armas”.

Al no haber cumplido los catorce años, la ley española libra de cualquier responsabilidad penal al menor que se encuentra en “la unidad de psiquiatría de un hospital de Barcelona”. 

Después pasará a disposición de los servicios de atención a la infancia de la región, informó la fiscalía de Barcelona.

Varias unidades de la policía y de los servicios de asistencia médica y psicológica se desplazaron al instituto que suspendió las clases hasta el miércoles. Aun así, el martes el centro estará a disposición de los alumnos para recibir apoyo psicológico.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here