Fotografía: AFP
Guadalajara, Jalisco.

La recién aprobada vacuna cubana Abdala es el primer biológico hecho en Latinoamérica aprobado para su uso en México, y a pesar de que la Cofepris dio el visto bueno para su adquisición y uso, se desconocen los estudios de la fase tres sobre ella, explica el virólogo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores, José Ángel Regla Nava:

“En julio del 2021, el Centro para el Control Estatal de Medicamentos de Cuba aprobó la aplicación de esta vacuna tras demostrar en estudios clínicos que tenía una eficacia del 92.28 por ciento para prevenir casos graves y fallecimiento contra COVID-19. Cabe mencionar que los datos no han sido contrastados por expertos externos independientes; es decir, aún no se publican los resultados fase tres donde participan actualmente más de 48 mil personas”.

La vacuna cubana Abdala es producida por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba y se administra en tres dosis, está autorizada para su uso de emergencia en Cuba, Nicaragua, Venezuela y Vietnam, y se espera que en el segundo trimestre de este 2022 México comience a administrarla, convirtiéndose así en el décimo biológico que se aplica en el país.

Éste usa una tecnología de proteína recombinante; es la misma técnica utilizada por otras vacunas como la Novax y la de Sanofi.

A la par de esta autorización, el Gobierno mexicano informó que el contrato con el laboratorio distribuidor de CanSino se terminó el pasado mes de noviembre y no será renovado, por lo que a quienes recibieron la vacuna de Cansino tendrán un refuerzo de Moderna, según explicó el Gobierno de México. Este biológico ha demostrado una eficacia de más del 90 por ciento para prevenir casos sintomáticos y fallecimientos.

El virólogo Regla Nava explica que es segura esta combinación:

“En Estados Unidos, al aplicar un refuerzo de la vacuna de Moderna a las personas que habían recibido una dosis única de Johnson & Johnson tuvieron una alta producción de anticuerpos neutralizantes, inclusive más altos que recibir un refuerzo de la vacuna de Pfizer o un refuerzo de la misma farmacéutica de Johnson & Johnson. Por lo tanto, al utilizar la vacuna de Moderna como refuerzo a quienes recibieron la vacuna de Cansino, sería una buena elección.”

La vacuna de Cansino utiliza una tecnología de vector viral, al igual que otras como la Spunik V, la AstraZeneca y la Johnson & Johnson.

Rocío López Fonseca