Guadalajara, Jalisco.

Después de que se dio a conocer que una niña de sólo 11 años fue rociada con alcohol y quemada con una pistola taser, la Fiscalía del Estado realizó un cateo en el centro de rehabilitación Casa de Vida Camino a la Fortaleza, ubicado en la colonia Santa Isabel, en Tonalá.

Allí aseguró material de curación, medicina controlada y, según reporta, otros implementos. Y además de confirmar que había un adolescente en el sitio junto con la niña que fue torturada, expuso que el personal del sitio le tenía prohibido a la familia de la niña que la visitara.

A través de un comunicado, la dependencia estatal confirmó que la agresión sí ocurrió el pasado viernes 22 de julio y que esa era:

“parte de una supuesta intervención que le realizó el personal que la tenía bajo su cuidado”.

La menor, quien hoy se encuentra en un hospital en espera de recibir un injerto de piel, fue internada en ese espacio a sugerencia de un médico especializado, y allí permaneció un mes. Tenía heridas en el pecho, estómago, pierna y brazo izquierdos.

Cuando su familia encaró al personal para que respondiera por las lesiones, éste le dijo que había sido un accidente, pero ella los desmintió y les contestó de frente que la habían atacado con una pistola de defensa personal.

En esta pesquisa está la Unidad de Delitos Cometidos en Agravio de Niños, Niñas y Adolescentes, y a decir de la Fiscalía:

“se espera en breve esclarecer lo ocurrido y presentar ante la justicia a quien o quienes resulten responsables”

Pues a este punto no se reportan detenciones.

Finalmente, la Fiscalía pide a los ciudadanos que pudieran estar en una situación similar presentar su denuncia ante el agente del Ministerio Público más cercano.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here