Fotografía: EFE/Ulises Ruiz Basurto.
Guadalajara, Jalisco.

La Villa Panamericana no dispondrá de drenaje y sus aguas residuales se verterán internamente, ya que cuenta con una autorización de descarga de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) a través del organismo Cuenca Lerma-Santiago-Pacífico. Aparentemente, antes de la descarga las aguas residuales pasarán por una planta de tratamiento.

El ahora desarrollo inmobiliario, el cual ya obtuvo el permiso de habitabilidad a través de una sentencia del Tribunal de Justicia Administrativa (TJA), no se conectará al Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa).

La empresa Creaciones del Bajío, SA de CV, es la titular de los “permisos de descarga de aguas residuales”, según el número de expediente JAL-O-296626-11-19. Lo anterior aparece en la escritura 15 mil 378, que incluye el acuerdo “modificatorio al convenio que regula la reestructuración financiera del complejo inmobiliario denominado Villa Panamericana, conocido como Villa Bosque”, el contrato de fideicomiso irrevocable de administración y fuente de pago, y la fusión de inmuebles del 17 de diciembre del año pasado, documento entregado vía transparencia por el Instituto de Pensiones del Estado (Ipejal), instancia que junto con el Instituto Jalisciense de la Vivienda (Ijalvi) invirtió millones de pesos en la edificación de las villas y ahora, durante este sexenio, acordó su venta.

Sobre la planta de tratamiento de aguas residuales, la cual data de los Juegos Panamericanos 2011, evento que motivó la construcción de las villas, en el mismo documento la empresa Green Life Capital informó que “presentó varios daños debido al óxido y desuso, por lo que se instalaron piezas nuevas y se le reparó el equipo eléctrico, por lo que ya está en funcionamiento”.

El coordinador del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua, Juan Guillermo Márquez Gutiérrez, consideró que ese estatus es muy riesgoso, ya que la Conagua no revisa que se contaminen los acuíferos luego de otorgar permisos de descarga. La razón: no tiene inspectores suficientes para hacer ese trabajo en todo el país.

Agregó que incluso tratándose de descargas domiciliarias hay riesgos, pues “aún en el hogar se utilizan muchos productos químicos de limpieza que un tratamiento convencional, como es este caso, no retira y se infiltrarán al acuífero”.

Por su parte, el académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y especialista en temas hídricos, Arturo Gleason Espíndola, señaló que la autorización para hacer descargas es general, pues no se conoce dónde se harán. Además, explicó que es necesario un plan de emergencias para conocer qué sucedería en caso de un colapso de la planta de tratamiento, tal como ocurrió durante los Juegos Panamericanos 2011, cuando se vertieron aguas negras de la Villa a cielo abierto.

La empresa Creaciones del Bajío, anteriormente Consorcio Inmobiliario Corey, también señala en la escritura que dispone de tres concesiones de agua otorgadas por la Conagua para abastecer al desarrollo inmobiliario.

Dos de ellas son para explotar, usar y aprovechar aguas nacionales superficiales y la tercera “para explotar, aprovechar cauces, vasos, zona federal o bienes nacionales por superficie de 24 mil 150.8 metros cuadrados”.

Juan Guillermo Márquez consideró que estas concesiones “no tienen sentido”, ya que en la zona no hay cauces superficiales.

Cuando se realizaron los Juegos Panamericanos 2011, el abasto de agua para la Villa Panamericana se hizo con pipas, según ex autoridades del Siapa consultadas para este trabajo.

Redacción: Sonia Serrano.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here