Fotografía: Gobierno de Guadalajara
Guadalajara, Jalisco.

Los ayuntamientos le apuestan a la vivienda reducida, porque está dirigida a los jóvenes que pueden habitar en un espacio de 35 metros cuadrados.

El académico de la Universidad de Guadalajara, José Ramón Gutiérrez Jiménez, explicó que el reglamento estatal de zonificación establece un mínimo de 50 metros de propiedad, con la posibilidad de que sean 38 a 40 metros de construcción para las torres de departamentos.

Si lo comparamos con Infonavit, la unidad mínima de una vivienda son 38 metros cuadrados y en toda la construcción podrían ser 45 metros cuadrados.

Entonces ofrecer 35 metros cuadrados, como está planteado en Guadalajara, es un nicho muy limitado si se toma en cuenta que una pareja puede vivir en espacios reducidos, pero al tener hijos tendrían que comprar una segunda vivienda.

La verticalidad no está dirigida a un segmento económico bajo, sino a personas con ingresos superiores a los 30 mil pesos mensuales.

“El precio de la vivienda más económica que está ofreciendo en este momento por ejemplo, infonavit se está yendo a los 500, 600 mil pesos, pero es una vivienda mínima y a las afueras de la mancha urbana, estamos hablando en Zapotlanejo, El Salto, en zonas distantes, pero son predios que se consiguieron económicos, si nos estamos metiendo a la ciudad en automático, la verticalidad que se está buscando no está encaminada al segmento económico, a las clases económicas, para nada”.

Desde años atrás, las autoridades le dieron la rectoría del desarrollo habitacional a la iniciativa privada, en vez de que haya un control de precios con la oferta de vivienda por parte del estado.

Además, advirtió que puede suceder lo que pasó en España, que le apostó a la verticalidad, donde muchas personas dejaron de pagar sus créditos.

Acá ya están desapareciendo las sociedades financieras que dan crédito a las empresas para desarrollar vivienda.

“En España tuvieron su problema inmobiliario, o sea muchas personas no pagaron sus créditos y empezaron a tener problemas con toda la verticalidad, aquí va a pasar algo similar. Si nos asomamos a la cantidad de departamentos que están vacíos de lo que se está ofertando, hay muchísima cantidad de oferta, no están bajando los precios, no los van a bajar, los van a seguir tronando los créditos hipotecarios e individuales”.

La ocupación de las torres anda en un 50 %, por lo que no es cierto que haya un boom inmobiliario, afirmó el académico.

Elizabeth Ortiz

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here