Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

El gobierno federal mantiene un adeudo de $97 millones correspondiente al subsidio que debe entregar al gobierno del estado para el sostenimiento del Colegio de Bachilleres del Estado de Jalisco (Cobaej).

El Colegio de Bachilleres opera con subsidio de 50% aportado por el gobierno federal y otro 50% sufragado por el gobierno de Jalisco. Sin embargo, este año, no se ha enviado el dinero por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Además, no ha reconocido en la plantilla laboral a los 96 profesores que fueron cesados y luego reinstalados por oponerse a la Reforma Educativa.

Tales son las razones por las que el Cobaej no pudo pagar el salario de la segunda quincena de noviembre a los 96 profesores reinstalados. “Nos quedamos sin dinero”, aseguró el director del organismo, Agustín Araujo Padilla.

Durante todo este año, nosotros hemos estado pagando con recursos propios, los sueldos, salarios y prestaciones de todos los docentes, incluyendo los 96 reincorporados, aún cuando no nos han entregado particularmente los $37 millones que representan los reincorporados del año 2020, nosotros sí les hemos estado pagando durante este año, por 10 meses y medio. Tuvimos recurso para hacerlo, pero ahorita se agotaron los recursos. No tenemos un solo peso”, precisó.

Los adeudos que tiene la federación con el Colegio de Bachilleres son: $37 millones correspondientes a los salarios de los 96 profesores reinstalados; $58 millones del subsidio ordinario: $12 millones del incremento salarial de 2019 y $10 millones del incremento salarial de 2020, además de $17 millones de la aportación federal para los salarios de los profesores reinstalados.

Por ello, el Colegio de Bachilleres tiene adeudos de cuatro quincenas al Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal) y también se dejó de pagar al Sistema de Administración Tributaria (SAT).

“Ahorita las finanzas del Colegio de Bachilleres están delicadas. Vamos a decir. Le debemos a todo mundo. Le debemos a Pensiones, le debemos al SAT. Tenemos un conjunto de deudas que se nos han ido acumulando por estar cubriendo primero, los sueldos y salarios de nuestros profesores. Para nosotros, lo primero son nuestros profesores. Es importante para nosotros que el profesor esté bien cubierto, bien pagado, para que pueda cumplir con sus labores docentes, la educación de nuestros alumnos”, subrayó.

Al Sindicato Único de Académicos del Colegio de Bachilleres (SUACobaej), que comenzó una jornada de protestas por la falta de pago a los 96 docentes, el director les pidió que dirijan la presión al gobierno federal, que es la causa del problema en este momento.

“Me parece que ahí está faltando valor de parte del Sindicato para decirle al presidente que cumpla su palabra, que el presidente dé las indicaciones al funcionario federal que tenga que dárselas para que no solo sea un asunto de papel, sino que se aporten los recursos”, enfatizó.

Agustín Araujo advirtió que en cuanto llegue el dinero federal respectivo, se cubrirán los salarios pendientes de los 96 maestros.

Ignacio Pérez Vega