Archivo.
Ocotlán, Jalisco. 

Por petición de los vecinos y no por alguna ordenanza municipal es que el dueño del establecimiento de venta de bebidas alcohólicas “Don Chava” fue persuadido para que se cambiara de lugar, así lo asegura el titular de Padrón de Licencias y Reglamentos, Carlos Alberto Casillas Cervantes, quien nos explicó exactamente en qué consiste la problemática:

“El lugar ha sido visitado y quiero puntualizar que es un lugar que legalmente no ha cometido infracciones. Aquí es más que nada por la zona vecinal y a petición de los avecindados del lugar, se pidió se retirara, Don Chava. Aquí lo que se hizo, fue llegar a un acuerdo, con Don Chava, para que el viera la viabilidad, de cambiar su ubicación a un lugar lleno de vecinos.”

Por lo que, la presumible clausura del establecimiento que trascendió en redes sociales, no es del todo cierta, ya que sólo se le había indicado que cambiara de domicilio. Casillas Cervantes, también hizo hincapié en que los vecinos tienen razones legitimas para quejarse, ya que tienen el derecho de descansar en sus hogares, cosa que no ven los clientes del lugar, que aunque pasen un buen rato allí, no tienen que soportarlo todos los días como sí lo hacen los vecinos.

Por otra parte, Casillas Cervantes igualmente dijo que el problema se debe al incremento de la mancha urbana, que alcanza zonas que anteriormente operaban sin problemas y que ahora deben enfrentarse a quejas de nuevos vecinos:

“Pongamos un ejemplo, un lugar donde se pone una mueblería, a las afueras de la ciudad. En su momento empiezan como tallercitos sin licencia a trabajar, hasta que la mancha urbana llega a donde están las mueblerías, es donde surge el problema.”

Una clara muestra de ello dijo el encargado de Padrón de Licencias y Reglamentos, es la problemática de la colonia Lázaro Cárdenas, donde anteriormente había sólo fábricas de muebles, y ahora está rodeado de casas habitación y sufren las consecuencias de la cercanía con las fábricas. Con “Don Chava” el caso es similar pues el establecimiento tiene cerca de nueve años operando, y la mancha urbana lo fue alcanzando.

Actualmente en la ciudad, hay 15 establecimientos con el permiso para operar como giro negro, específicamente un permiso para aquellos lugares donde se venden bebidas alcohólicas abiertas. Lo que principalmente vigilan es que no vendan bebidas embriagantes a menores de edad, así como evitar la venta de cigarros sueltos. La mayoría de esto lugares se ubican en la zona centro o en áreas relativamente alejadas a las habitacionales.

Por Juan Carlos Salcido. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here