Ocotlán, Jalisco. 

Con una expo venta donde se mostraron los productos realizados, es que se clausuró el curso de jabón artesanal organizado por Grano de Vida en la comunidad de Labor Vieja de Ocotlán, dirigido especialmente a mujeres para ayudarlas tanto a obtener una nueva habilidad, como para empoderarlas al darles un medio para obtener ingresos.

La maestra, Lucia Ortega, que impartió el curso dio un mensaje a sus alumnas durante la clausura:

“En primer lugar, debemos de sobresalir porque somos capaces de hacerlo; ahora que ustedes ya saben hacer los jaboncitos, es una manera de invitar a los demás también, a las demás personas, a sus hijas, que se enseñen, ustedes muestran en casa, reúnanse y armen un equipo y pónganse a explotar lo que ya saben. Todas podemos, y no tengamos miedo, ni pena”.

El curso se impartió a diez mujeres en un mes, donde aprendieron a hacer jabones con figuras estilizadas y elaborados de manera artesanal; su trabajo fue mostrado en la clausura, aunque también se planea incluirlo en el tianguis itinerante que también organizará Grano de Vida durante el mes de febrero en 2018.

Durante el mismo acto la presidenta de la organización, Ibeth Ramírez García, explicó la importancia de continuar con este tipo de cursos, no sólo para empoderar a la mujer, sino también para enseñar a las personas a no esperar que otros les resuelvan sus problemas:

“Estamos fomentando la dependencia de los pueblos hacia el gobierno, y nos estamos acostumbrando a que sean los gobiernos quienes tengan que resolver y exigir que nos den y nos resuelvan, y nos estamos olvidando de ser sustentables, de ser autónomos y ser sostenibles. Estos cursos no solo tienen el propósito de que sólo aprendan algo nuevo, tiene el propósito de que mañana se sientan, se sepan y se reconozcan capaces de impulsar su comunidad, de trabajar de manera organizada y de ser una comunidad sustentable”.

Los cursos en la comunidad de Labor Vieja continuarán para inicios del próximo año ya que se mostraron participativos para este, además, Ramírez García comentó que espera poder llevar este tipo de actividades a los pueblos de la Ribera de Chapala del municipio de Poncitlán, donde la pobreza de presente, pero también hay presencia de artesanos que no han logrado explotar sus habilidades.

Por Juan Carlos Salcido Hernández.