Pese a las protestas y críticas recibidas, la Unión Europea (UE) quiere cerrar y firmar el tratado de libre comercio con Canadá, conocido como CETA, en las próximas cinco semanas y comenzar a aplicarlo a comienzos de 2017, señaló el viernes el ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, en Brastislava.

“Hay una gran disposición a firmar el acuerdo en octubre”, dijo Gabriel tras un encuentro de ministros europeos. Pero antes deben negociarse los últimos puntos controvertidos. Además Alemania está pendiente de que se pronuncie su Tribunal Constitucional sobre un recurso interpuesto por opositores al Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA).

El tratado está ya negociado. Su aprobación formal está prevista para el 18 de octubre y la firma para el 27 del mismo mes, cuando se espera que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, viaje a Bruselas.

El CETA prevé la eliminación de aranceles y barreras comerciales con el objetivo de incentivar las exportaciones y la economía pero los críticos temen que mine los estándares europeos, así como que dé un poder demasiado grande a los consorcios internacionales o lleve a la pérdida de puestos de trabajo. Los opositores al acuerdo volvieron a manifestarse en Bratislava.

Alemania, Bélgica y Austria aún tienen algunas reticencias, sobre todo en lo que respecta a los derechos especiales para inversores y los riegos para las empresas públicas como centrales de abastecimiento de aguas.

Sin embargo, Gabriel y sus homólogos austriaco y belga, Reinhold Mitterlehner y Didier Reynders, se mostraron confiados en Bratislava en que una declaración adicional al acuerdo pueda despejar las dudas.

La comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, señaló que de cumplirse las fechas previstas, el Parlamento Europeo lo podría ratificar durante las fechas navideñas e inmediatamente después podría entrar en vigor la primera parte del acuerdo de forma provisional, incluso antes de que los 28 países miembro de la UE lo ratifiquen.

Malmström señaló que las tasas aduaneras podrían eliminarse a partir del primer día, pero que los puntos controvertidos sobre la protección de los inversores se abordarían una vez terminado el proceso de ratificación.

“Todos reconocen la importancia del CETA. La declaración adicional debe estar lista antes de mediados de octubre”, dijo el ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, a dpa.

Gabriel consideró además que el CETA es un modelo para futuros acuerdos comerciales aunque destacó las diferencias con el tratado de libre comercio que Bruselas negocia con Estados Unidos, el TTIP, cuya culminación ya no se garantiza para este año. Incluso se habla de una eventual negociación partiendo de cero, en función del resultado de las elecciones en Estados Unidos.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here