Estados Unidos.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, defendió este sábado su decisión de nombrar al exprimer ministro palestino Salam Fayyad como enviado especial para Libia, después de que Estados Unidos bloqueara su nominación. 

Su candidatura “se basó únicamente en las cualidades personales de Fayyad y su competencia para el cargo”, dijo el portavoz de Naciones Unidas, Stephane Dujarric.

“Los funcionarios de Naciones Unidas trabajan estrictamente por su capacidad personal. No representan a ningún gobierno o país”, agregó.

Los palestinos calificaron el sábado la acción estadounidense de “caso flagrante de discriminación”, según Hanan Ashraui, miembro del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

El líder de la ONU informó esta semana al Consejo de Seguridad su intención de nombrar a Fayyad al frente de una misión en Libia para ayudar a retomar las conversaciones sobre un acuerdo político precario. 

Pero la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, anunció el viernes en un comunicado su intención de bloquear el nombramiento porque “hace demasiado tiempo que Naciones Unidos favorece a la Autoridad Palestina en detrimento de nuestros aliados en Israel”.

Dujarric recordó que ningún israelí y ningún palestino tuvieron un alto cargo en el seno de la organización, “una situación que el secretario general cree necesario corregir” en función de las competencias de cada candidato.

Los nombramientos de enviados especiales que hace el jefe de Naciones Unidas necesitan la aprobación unánime de los 15 miembros del Consejo de Seguridad. 

– Sorpresa –

La decisión estadounidense tomó por sorpresa a Guterres.

“En base a las informaciones que había recibido, el secretario general tenía el sentimiento, que al final ha sido falso, que esta propuesta era aceptada por los miembros del Consejo de Seguridad”, explicó el portavoz de la ONU a la AFP.

Fayyad, de 64 años, fue primer ministro de la Autoridad Palestina entre 2007 y 2013 y ministro de Finanzas en dos ocasiones. 

Iba a sustituir al alemán Martin Kobler, que era el enviado especial de la ONU en Libia desde noviembre de 2015.

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó a la ONU con tomar represalias después de adoptar en diciembre, con la abstención de Washington, una resolución que pedía el fin de las colonias israelíes en Territorios palestinos. 

“De ahora en adelante, Estados Unidos actuará, no sólo hablará, para apoyar a nuestros aliados”, dijo Haley el viernes.

El embajador israelí aplaudió los pasos tomados por su aliado, afirmando que marca “el inicio de una nueva era en la que Estados Unidos está firmemente al lado de Israel contra cualquier intento de atacar el Estado judío”.

El embajador francés François Delattre, en cambio, apoyó el nombramiento de Fayyad, “una persona de gran calidad, apreciada unánimemente por su experiencia”.

El diplomático reiteró su “confianza” en Guterres “por identificar a una personalidad que representará a Naciones Unidas en el caso libio”.

El representante sueco ante la ONU, Olof Skoog, cuyo país reconoció a Palestina, dijo que el secretario general tiene “el derecho de seleccionar y nombrar de forma independiente a sus enviados”, precisando que Fayyad sería un “excelente” emisario.

El Consejo de Seguridad abordará el conflicto israelo-palestino el miércoles, día en el que Trump recibirá al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en la Casa Blanca.

 

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here