Lava Jato
Fotografía: El destape web
Sao Paulo, Brasil.

Los fiscales de la operación Lava Jato dijeron este domingo haber actuado legalmente durante el desarrollo del caso, después de la publicación de unas conversaciones entre ellos y el juez del proceso en ese entonces, Sergio Moro, hoy ministro de Justicia, que dejarían ver una indebida articulación para condenar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El portal The Intercept reveló conversaciones entre los investigadores de Lava Jato entre las que se encuentran mensajes que indican que el entonces juez Moro orientó al fiscal Deltan Dallagnol sobre los pasos a seguir en la investigación, incluso sobre el caso de Lula, lo cual incurriría en una falta a su neutralidad como juez.

“Existe la tranquilidad de que los datos eventualmente obtenidos reflejan una actividad desarrollada con pleno respeto a la legalidad y de forma técnica e imparcial en más de cinco años de operación”, dice un comunicado del Ministerio Público de Curitiba, estado de Paraná, liderado por el fiscal Dallagnol.

El fiscal denunció que con la publicación revelada por The Intercept todos los fiscales fueron víctimas de un hacker y los diálogos fueron “sacados de contexto”.

The Intercept es dirigido por el estadounidense Glenn Greenwald, conocido mundialmente por ayudar al exagente de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos Edward Snowden a divulgar informaciones secretas sobre espionaje estadounidense en el mundo.

Moro condenó en primera instancia y mandó a prisión al expresidente Lula el 7 de abril de 2018 en la ciudad de Curitiba por corrupción, al encontrarlo culpable de haber recibido un apartamento por parte de la empresa constructora OAS.

El excandidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, Fernando Haddad, al comentar la revelación del portal The Intercept sostuvo que Brasil puede estar “delante del mayor escándalo institucional de la historia”.

“Podemos estar frente al mayor escándalo institucional de la historia de la república. Muchos irían presos, procesos deberían ser anulados y una gran farsa sería revelada al mundo. Vamos a seguir el caso con toda la cautela pero no podemos detenernos, que se conozca toda la verdad”, dijo Haddad en las redes sociales en la noche del domingo.

En una de las conversaciones, cuatro días antes de acusar a Lula por el caso en el cual fue condenado, Dallagnol exhibe dudas sobre si realmente el expresidente cometió delitos vinculados a los desvíos detectados en la petrolera Petrobras, corazón de la operación Lava Jato.

“Tengo miedo de las pruebas de toda la historia del apartamento (de Lula)”, escribió el fiscal Dallagnol, cabeza de la fiscalía encargada de Lava Jato.

En otras transcripciones, el grupo de Telegram de los fiscales de la Operación Lava Jato discuten sobre las estrategias para impedir que Lula, durante la campaña presidencial de 2018, hablara con la prensa desde su celda en Curitiba, sur del país, que ocupa desde el 7 de abril del año pasado, pese a que lo había autorizado la corte suprema.

En otro capítulo de las filtraciones conseguidas por The Intercept el entonces juez Moro aparece hablando con los fiscales a través del teléfono celular, dando órdenes sobre las operaciones que ellos deberían realizar, una práctica prohibida porque en Brasil el magistrado no es el recolector de pruebas y sí el Ministerio Público, según la publicación.

“Siempre denunciamos que Moro y el fiscal Dallagnol actuaron en tándem para impedir la victoria de Lula (en las elecciones de 2018). Forjaron una acusación sin pruebas y armaron una farsa jurídica. El proceso debe ser anulado”, dijo el presidente del PT, Gleisi Hoffmann.

El abogado defensor de Lula, Cristiano Zanin Martins, afirmó “que los juicios contra Lula están corrompidos”.

“La libertad plena de Lula es urgente, así como el reconocimiento más pleno y cabal de que él no practicó delitos y que es víctima del ‘lawfare‘, que es la manipulación de las leyes y de los procedimientos jurídicos para fines de persecución política”, dice un comunicado divulgado por la prensa local.

El ministro Moro no se ha pronunciado sobre las revelaciones.