hermanos González Moreno
Fotografía: Coordinación General de Seguridad
Guadalajara, Jalisco.

A más de un año de que el caso se hizo público, y pese a que la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ) advirtió que el Órgano Interno de Control de la Contraloría estatal estaba al tanto, apenas este lunes se presentó ante la Fiscalía estatal uno de los docentes de la escuela primaria Marco Antonio Montes de Oca, donde se registraron casos de abuso sexual, físico y psicológico en contra de estudiantes.

Fue el fiscal estatal, Gerardo Octavio Solís, quien confirmó que el directivo se presentó por su cuenta, e incluso añadió que ya se le inició un proceso.

“Tenemos una notificación el día de ayer de que (el docente) se presentó de manera voluntaria a ponerse a disposición del juez. Eso motiva ya que inicien formalmente las etapas procesales; ahora veremos la fecha para imputarlo, seguramente para una cita próxima. Me dicen que ya está fijada la fecha: es el día de mañana”.

El caso de la escuela primaria Marco Antonio Montes de Oca, que se encuentra en Zapopan, desencadenó una serie de protestas ante el edificio de la Secretaría de Educación a inicios del mes de julio, las cuales cobraron relevancia internacional debido a que las manifestantes fueron detenidas y señaladas por pandillerismo y daño a las cosas.

Incluso Amnistía Internacional se posicionó en favor de las feministas que exigieron a las autoridades educativas que se presionara para castigar las omisiones que permitieron que se cometieran esos abusos en el interior de un plantel educativo.

La Secretaría de Educación sostuvo que los padres de familia denunciaron el hecho, presuntamente cometido por compañeros de las víctimas, desde enero de 2020, y que hasta el 10 de junio de 2021 se determinó responsabilidad administrativa contra cuatro servidores públicos por no garantizar “la seguridad e integridad” de las afectadas.

La dependencia estatal dijo que tanto a los agresores como a las víctimas se les dio atención y que la directora del plantel fue reubicada.