Fotografía: CUCS / UdeG
Guadalajara, Jalisco.

Un nutriólogo no solo es aquella persona que viste bata blanca y diseña dietas para bajar de peso. La actividad de estos profesionales es básica en la actual pandemia, advirtió Martha Altamirano, coordinadora de la carrera de nutrición en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

Los nutriólogos forman parte de la Sala de Situación en Salud de la UdeG, donde se toman decisiones vinculadas a la pandemia.

Hoy la tarea del nutriólogo cobró mayor relevancia junto a otras profesiones, como los médicos, las enfermeras y los maestros. Este miércoles 27 de enero es Día del Nutriólogo.

Un profesional del área de nutrición ayuda a las personas a mantener una buena salud. Evita y previene enfermedades y en suma, colabora para que la población tenga una mejor calidad de vida, explicó Martha Altamirano.

“Muchas veces se ve al nutriólogo como la persona que solamente se encarga de hacer dietas y de ayudar a las personas a bajar de peso, pero realmente, lo más importante es que nosotros ayudamos a través de la educación, a través de la consejería o la terapia nutricional, a que las personas puedan adoptar un estilo de vida más sano que eviten que lleguen al sobrepeso”, puntualizó.

En la Universidad de Guadalajara (UdeG) la licenciatura en nutrición se creó en 1997 y hoy está dentro de las 10 carreras con mayor número de aspirantes en el estado, ya que la carrera se ofrece en ocho centros universitarios: Ciencias de la Salud (CUCS); CUTonalá; CUAltos, con sede en Tepatitlán; CUCostaSur, en Autlán; CUNorte, en Colotlán; CUSur, con sede en Ciudad Guzmán; CUValles, en Ameca; y CUCosta, en Puerto Vallarta.

Los nutriólogos además de atender a pacientes o a personas que quieren cuidar su salud, tienen una amplia gama de opciones en el mercado laboral, como lo explica la coordinadora de la carrera en el CUCS.

“Sino que también tiene otras áreas de desempeño donde el nutriólogo puede estar trabajando, como puede ser el área de las políticas públicas, es decir, planear o pensar en que leyes, normatividades, reglas se deben de generar para impactar en la salud de la población, pero también puede trabajar en un servicio de alimentos, en un hotel, en un restaurante. Puede ser emprendedor y generar su propia área de la nutrición o de alimentación”.

En el caso del CUCS, en 23 años, han egresado de la carrera de nutrición, más de 2 mil 250 alumnos que pertenecen a más de 40 generaciones.

Martha Altamirano propone que los servicios de salud públicos, ya sea en el IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud, se asigne a un “nutriólogo de cabecera”, al igual que se cuenta con la atención del médico familiar.

Ignacio Pérez Vega