la muerte del albur
Fotografía: Paja Navarro
Guadalajara, Jalisco.

El albur siempre ha existido y siempre existirá, pero la persona que lo dice tiene que evolucionar. No es lo mismo alburear siendo adolescente que ya de 45 años. Nace desde un privilegio y en muchas ocasiones se realiza con la intención de suprimir y denostar, es por eso que el autogol o auto albur tiene que ser la evolución de dichas frases, es parte de lo que se concluyó en la conferencia “La muerte del albur” que ofrecieron el escritor jalisciense Juan Pablo Villalobos en compañía del ilustrador José Ignacio Solórzano (JIS) como parte de las actividades del programa de Guadalajara, Capital Mundial del Libro (GCML).

Para Villalobos autor del libro “Peluquería y letras”, que precisamente era el pretexto para la charla, aplaude que el albur y lo que esto genera haya cambiado con el tiempo; antes era hegemónico, ahora la sociedad cuestiona este ese léxico mexicano que emplea el doble sentido con un toque de picardía.

“La vigencia no tiene que venir por una censura ni una sanción moral de alguien que diga que no se puede hacer eso sino simplemente por el hecho de que ya no da risa, entonces, si ya no da risa, ¿por qué forzar o insistir en que eso tenga una vigencia? Creer que el albur es patrimonio cultural de la mexicanidad y que hay que salvarlo, pues que lo pongan en un museo, pero no en la calle”.

El autor añadió que se debe dimensionar todo lo que puede provocar el albur y el humor.

“Y de pronto como eso se va quedando atrás, porque las sociedades evolucionan, hay una nostalgia de decir ‘Yo quiero volver a ese momento en el que podía hacer un chiste racista sin que me dijeran eso es un chiste racista, es un chiste, no pasa nada’. No, sí pasa algo, tampoco quiero decir que por un chiste te van a meter a la cárcel, pero sí hay una responsabilidad”.

Juan Pablo Villalobos nació en Guadalajara, Jalisco, en 1973, y es autor de libros que han sido traducidos a varios idiomas.

Entre sus publicaciones más destacadas se encuentran “Fiesta en la madriguera”, “Si viviéramos en un lugar normal”, “No estilo de Jalisco”, “Te vendo un perro”, “No voy a pedirle a nadie que me crea”, “Peluquería y letras”, entre otros.

Héctor Navarro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here