Fotografía: EFE/Carlos Ramírez/Archivo
Guadalajara, Jalisco.

El mensaje de Whatsap que circula y algunas alertas en otras redes sociales respecto a unas subvariantes de Ómicron más virulentas, mortales y difícil de detectar llamada la “variante pesadilla” y “Perro del Infierno”, es imprecisa, explica uno de los integrantes de la Sala de Situación en Salud por COVID-19 del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, Jorge Hernández Bello:

“En cuanto a si realmente estas están asociadas con mayor gravedad de la enfermedad que es lo que a veces nos preocupa hasta ahora no hay ningún reporte tal cual, hay mucha desinformación en redes sociales, esto es cierto”.

Explica que según datos hasta el día de hoy de la Organización Mundial de la Salud, la presencia de la subvariante XBB tiene una prevalencia global de 1.3 por ciento y se ha detectado en 35 países

En México no se ha notificado su presencia.

Y reitera que no hay evidencia de que genere mayor gravedad, sino que es capaz de replicarse con mayor rapidez, por lo que no descarta que esta subvariante llegue al país y pueda ser la predominante.

En México, la subvariante que sí se ha detectado es la BQ1 y BQ1.1 llamadas en redes sociales como la variante “Perro del Infierno” , tampoco tiene un registro de que cause enfermedad grave:

“Los ministerios de salud en Singapur y en algunos de Europa han sacado notificaciones especiales para tratar de desmentir que estas variantes están ocasionando casos más graves, lo que sí es cierto es que han visto esta aceleración en su frecuencia pero nada más”.

Señala que incluso el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington informó que posiblemente estas variantes sean más transmisibles que las variantes anteriores a Ómicron pero también puede causar una enfermedad menos grave.

¿Cuáles son los síntomas reportados de estas variantes?

El especialista aquí detalla:

“Sigue siendo los mismos síntomas esperados de una variante Ómicron que son leves”.

Reitera las medidas de protección uso del cubrebocas, ventilar áreas cerradas, no acudir enfermo a la escuela o a trabajar, uso de gel alcoholado, y no automedicarse.

Estas subvariantes de Ómicron llamadas como la “variante pesadilla” y “perro del Infierno” son calificadas por la OMS en este momento como variantes de interés.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here