Fotografía: Cortesía
Guadalajara, Jalisco.

Estudiantes y académicos de la universidad jesuita Iteso desarrollaron un cubrebocas transparente que podría competir con la efectividad de una mascarilla de uso quirúrgico N95, pero a un precio menor a 50 pesos.

Luis Enrique Flores, coordinador de la carrera de Diseño en el Iteso, explicó que el cubrebocas fue desarrollado por el profesor de Diseño Miguel Huerta y cinco alumnos de carreras como Diseño, Ingeniería Industrial e Ingeniería Mecánica.

Paulina Ramírez, Andrea Zúñiga, Miguel Herrera, César Velarde y Oliver Medero son los alumnos que participan en este producto.

Hicieron un análisis antropométrico y ergonómico sobre la población mexicana. Con la ayuda de modelos matemáticos pudieron determinar que tiene la capacidad de filtrar 97% de las partículas, por lo que puede competir con filtros desarrollados en cualquier parte del mundo.

Además de esa ventaja, los creadores de esta solución tienen el objetivo que no cueste más de 50 pesos, debido a que el precio de un cubrebocas N95 oscila entre 70 y 150 pesos.

Los integrantes del equipo se convirtieron en agentes de cambio para solucionar un problema relacionado con el COVID-19, señaló el académico.

Redacción: Elizabeth Ortíz