Fotografía: Henry Saldaña.
Tonalá, Jalisco.

Con incertidumbre y preocupación es como se encuentran los cientos de pepenadores que viven del basurero Los Laureles, luego de que éste fuera cerrado.

Rafael Ramírez, quien desde hace 15 años trabaja en el relleno sanitario ubicado en Tonalá, señaló que el basurero le dio la oportunidad de trabajo y de sacar adelante a sus cuatro hijos, pero ahora no está listo para moverse y seguir la basura a otro sitio, como lo ha dispuesto la autoridad, que podría utilizar un predio como vertedero de residuos en el municipio de Ixtlahuacán de los Miembros y continuar con la recolección.

Los Laureles recibía entre dos mil 500 y tres mil toneladas diarias de residuos de los municipios de Guadalajara, Tonalá, El Salto y Tlajomulco.

Según la representante de los pepenadores este relleno sanitario, Araceli Batres Arredondo, lideresa del Sindicato de Pepenadores del Estado de Jalisco, daba trabajo a más de mil 500 personas, quienes hoy no saben cuál es su futuro debido que muchos tenían su residencia cercana al basurero.

Henry Saldaña

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here