Fotografía: SCOTT OLSON / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / Getty Images via AFP
Guadalajara, Jalisco.

Luego de más de una década de no presentarse casos de polio, gracias a la vacunación, regresa esta enfermedad a Estados Unidos. Hace unos días se confirmó en Nueva York el primer caso de polio.

Esta enfermedad que no tiene cura, puede causar parálisis muscular e incluso la muerte, se puede prevenir con una vacuna, disponible desde 1955, y que gracias a los esfuerzos mundiales se logró casi erradicar este virus. Sin embargo, en los últimos años los movimientos antivacunas y la COVID han provocado un grave atraso en la contención de los virus prevenibles por vacunación.

La Organización Mundial de la Salud explica que la poliomielitis es una enfermedad causada por un virus que invade el sistema nervioso y puede causar parálisis en cuestión de horas.

El virus se transmite de persona a persona, principalmente por vía fecal-oral, a través del agua o los alimentos contaminados, y se multiplica en el intestino.

El virólogo e investigador del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la UdeG, José Ángel Regla Nava, detalla:

“Ante el primer caso de la poliomelitis reportado en Estados Unidos en Nueva York, es importante mencionar que se trata de un adulto no vacunado que comenzó a experimentar debilidad y parálisis desde hace un mes, por lo tanto es sumamente indisplensable mencionar a los padres de familia la vacunación de los niños contra la poliomelitis lo que es la vacuna de SABIN”.

Pero ¿cuáles son los síntomas de la poliomelitis? explica:

“Es muy importante mencionar los síntomas de la poliomelitis, que es cansancio, fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, en algunas ocasiones vómitos, esta enfermedad puede desarrollarse hasta los 30 días, puede ser infectivo y puede trasmitir la enfermedad, al inicio de los síntomas puede confundirse con una gripe, es muy importante llevar acabo el monitoreo de la sintomatología en estas personas para descartar o confirmar los casos de la polio”.

Después de los primeros síntomas descritos por el especialista, recuerda que también se presenta rigidez del cuello y dolores en las piernas y brazos, así como falta de fuerza y parálisis.

Una de cada 200 infecciones produce una parálisis irreversible, sobre todo de las piernas, y de un cinco por ciento a 10 de estos casos fallecen por parálisis de los músculos respiratorios.

Rocío López Fonseca