Rusia seguridad EEUU INF
Foografía: Thomas Peter - AFP
Moscú, Rusia.

Moscú tomará amplias medidas para garantizar su seguridad si Estados Unidos abandona el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), declaró hoy el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia Sergei Ryabkov.

Si Estados Unidos reconsidera su línea destructiva y regresa al cumplimiento del Tratado INF, Rusia está abierta al diálogo significativo sobre el tema del tratado y otros asuntos de estabilidad estratégica“, dijo Ryabkov en una conferencia de prensa.

El viceministro señaló que el 2 de febrero, la embajada de Rusia en Washington recibió una nota de parte del Departamento de Estado de Estados Unidos con la notificación oficial sobre la salida del tratado.

En respuesta a la nota, el 4 de febrero el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia señaló que Moscú suspendería sus obligaciones estipuladas en el tratado “durante el período previo hasta que Estados Unidos regrese al estricto cumplimiento del tratado o hasta su terminación“, explicó Ryabkov.

Para salvar el Tratado INF, Rusia ha hecho sus mayores esfuerzos para sostener con Estados Unidos conversaciones y ha ofrecido iniciativas concretas para encontrar una solución.

Sin embargo, todos los esfuerzos de Rusia fueron ignorados o bloqueados por Estados Unidos, dijo el alto diplomático.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció la semana pasada que su país se retiraría del Tratado INF, por las supuestas violaciones al tratado cometidas por Rusia, una afirmación que ha sido rechazada repetidamente por Moscú.

El anuncio de Pompeo, realizado casi 60 días después de que Washington amenazara con abandonar el histórico Tratado INF, dará inicio a un período de cuenta regresiva de seis meses, el cual llevará a una salida permanente del pacto firmado en 1987 entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética.

El Tratado INF fue el primer pacto alcanzado por Washington y Moscú sobre desarme nuclear y fue un importante avance para la restricción de la carrera armamentista.

Sin embargo, las dos partes se han acusado mutuamente de violar el acuerdo de control de armas en años recientes en medio de crecientes tensiones.