Fotografía: AFP
Fráncfort, Alemania.

El primer grupo automovilístico del mundo, Volkswagen, no alcanzará las normas europeas de emisiones de CO2 en 2020, y no está seguro de alcanzarlas en 2021, dijo su jefe, Herbert Diess, lo que podría acarrear graves sanciones.

“Estamos trabajando duro para estar lo más cerca posible de los objetivos”, explicó al semanario Wirtschaftswoche en un artículo publicado el viernes, restando importancia a especulaciones sobre su posible partida anticipada debido a conflictos abiertos con los poderosos representantes de los trabajadores.

Con la democratización de los coches eléctricos, “el próximo año será más fácil y no tendremos problemas para alcanzar los objetivos a partir de 2022”, precisó Diess.

La industria automovilística, golpeada por la pandemia de coronavirus, se encuentra en un punto de inflexión.

A partir de este año, los fabricantes deben lograr en su flota de automóviles nuevos vendidos en Europa, emisiones medias de CO2 inferiores a 95 gramos por kilómetro, un objetivo imposible de alcanzar sin un aumento significativo de las ventas de automóviles eléctricos o híbridos.

Si no se cumplen estas normas en 2020 y 2021, la Comisión Europea puede imponer multas por un importe de miles de millones de euros a los grandes grupos.

El mes pasado, el jefe del gigante alemán había dicho, en entrevista al Financial Times, que esperaba situarse “a un gramo aproximadamente” de las normas anticontaminación.