Fotografía: Medios
Guadalajara, Jalisco.

El cáncer de testículo es el tumor sólido más común en varones entre los 15 y 35 años de edad, y representa 1% de todos los cánceres en el hombre.

Por esta razón la Fundación Universidad de Guadalajara y los Hospitales Civiles de Guadalajara realizarán, durante todo el mes de noviembre, una campaña de concientización para la detección oportuna de este padecimiento en la población más joven, pero también a invitar a los pacientes a autoexplorarse porque el cáncer de testículos sí se siente, explica el jefe de Urología del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, Jaime Becerra Cárdenas:

“Obviamente el examen clínico, por eso les insistimos a los chavos que se revisen. Así como la mujer se palpa su glándula mamaría, que el chavo se revise sus “testis”. No diario, porque luego el chavo se está agarrando diario. Este cada año, cada seis meses, y si nota que el principal síntoma o signo de este cáncer es el crecimiento del testículo y la consistencia; es decir, aumenta de tamaño el testículo enfermo y la consistencia, les digo yo: es como una piedra, se siente duro algún nódulo duro, como una piedra, eso es un cáncer casi seguro”.

Al año se detectan alrededor de 50 casos de cáncer testicular tan sólo en el Hospital Fray Antonio Alcalde, detalla el jefe del servicio de Oncología de este nosocomio, Juan Carlos Vázquez Limón:

“Este cáncer, es importante decirlo, se presenta entre los 15 y 35 años de edad; es el cáncer más común en los hombres jóvenes. Entonces, la expectativa es buena en esta etapa y cuando se va a los ganglios, también la orquiectomía se tiene que hacer, ya que el tratamiento hacia los ganglios pegados a la columna es con quimioterapia y después con alguna cirugía si queda algo residual”.

Recordó que los tumores testiculares aparecen como una bolita o también se registra un aumento en el tamaño del testículo y no duele. Sin embargo, en un 30 y hasta 40 por ciento de los casos, sí presentan dolor o pesantez en el abdomen, en el área perianal o en el escroto. Al detectarse a tiempo es 99 por ciento curable.

Rocío López Fonseca