Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

La Escuela Primaria Urbana 857 “Luis Donaldo Colosio” ha sufrido seis robos en un lapso de 11 meses. El más reciente ocurrió en mayo pasado, durante la cuarentena.

Los ladrones hicieron un boquete en un muro para ingresar al plantel y se llevaron 16 botes de pintura. En otras ocasiones, se han robado cableado, la bomba de agua y mobiliario escolar. Además, han hecho destrozos de las sillas, las mesas y los libros.

Para recuperar parte de lo robado, calculado en alrededor de $70 mil, la escuela hará valer un seguro, sin embargo, se requiere pagar el deducible de $15 mil y la mesa directiva de padres de familia apenas han reunido $2 mil en el turno matutino, informó Yolanda Flores López, vocal de la Sociedad de Padres de Familia del plantel, situado en la calle Ramón Alcorta 2131, en la colonia Loma de Polanco, quien pide el respaldo de algún empresario o de una asociación de apoyo a la educación de los niños.

“La escuela está que no sirve en lo absoluto y como no ha habido clases, por lo mismo tampoco ha habido reunión con padres de familia y no ha habido respuesta. Estamos solicitando apoyo de donde sea o a donde tengamos que dirigirnos, ya que se necesita dinero para pagar por lo menos el deducible”.

La primaria cuenta con 164 alumnos en el turno matutino y la mayoría de los padres de familia no ha hecho las aportaciones económicas voluntarias, por la pandemia.

La Secretaría de Educación hará la gestión del cobro de la póliza del seguro, pero pide que los padres de familia hagan el pago del deducible.

“En el turno que nos corresponde a nosotros, que es el turno matutino, llevamos un poco menos de $2 mil recabados para pagar el deducible. Sí es muy necesario y muy importante tener el servicio educativo”, manifestó.

En total, la primaria ha sufrido ocho robos, de los cuales seis se han registrado en el actual ciclo escolar.

En forma anterior, han solicitado el apoyo de la Policía Municipal de Guadalajara para que se hagan rondines de vigilancia en torno al plantel.

Ignacio Pérez Vega