Fotografía: Gobierno de Jalisco
Guadalajara, Jalisco.

El Centro de Atención Integral en Salud Mental de Estancia Prolongada (CAISAME), ubicado en El Zapote, fue creado como una granja de recuperación para enfermos mentales en 1956, después se convirtió en un hospital psiquiátrico, pero desde su creación contaba con una área infantil en la que fueron abandonados niños con padecimientos que nada tenían que ver con enfermedades mentales; por ejemplo, autismo, síndrome de Down, parálisis cerebral, entre otras patologías, pero al ser abandonados se quedaron prácticamente a vivir en el psiquiátrico sin ser pacientes que deban estar ahí.

Por esta razón, el nuevo hospital psiquiátrico que se construye al lado de este antiguo inmueble no contempla a estos más de 100 asilados que no tienen enfermedades mentales, sino que pasarán a ser responsabilidad del Estado al haber sido abandonados y contarán con otro tipo de albergue y asistencia, explica el director del Instituto Jalisciense de Salud Mental, Francisco Javier Ramírez Barreto:

“Los pacientes asilares contarán con un programa en donde, de hecho, se determinará ya la viabilidad de que se deriven a algún lugar o se habiliten la vieja instalación en un programa asistencial que no llevaría la Secretaría de Salud, pero ya se tienen los estudios. La verdad es que hasta no tener el hospital no se puede transformar en este programa”.

Hasta el momento se han invertido más de 70 millones de pesos. Serán cuatro etapas y se espera invertir más de 160 millones de pesos para concluir las áreas y el equipamiento.

El nuevo hospital psiquiátrico contará con área de urgencias, consultorios, auxiliares de diagnóstico, área administrativa, servicios generales, encamados, estancia corta, centro de día, canchas de usos múltiples, auditorio, comedor, baños y servicios generales, taller, bodegas y estacionamientos.

El director del Instituto Jalisciense de Salud Mental, Francisco Javier Ramírez Barreto, detalló:

“Existe un número de pacientes que requiere ser hospitalizado y, para ellos es este hospital. Pacientes que tienen enfermedades crónico persistentes y que, hoy por hoy, las condiciones actuales de estancia prolongada no cumplen con los criterios y acreditaciones del mismo”.

El gobernador Enrique Alfaro reconoció que la infraestructura existente actualmente hacía “inhumanas” las condiciones para vivir ahí, afirmación que por años fue denunciada por los familiares y ex trabajadores del Hospital de El Zapote.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here