Ocotlán, Jalisco

En diciembre del año pasado, el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, dijo que no permitirían que la Termoeléctrica “La Charrería” se llevará a cabo porque comprometería las emisiones de dióxido de carbono permitidas para el estado, sin embargo, habitantes de Juanacatlán informaron que el proyecto ubicado en su municipio, en la Cuenca del Río Santiago, no ha tenido un freno definitivo, por lo cual interpondrán dos amparos.

Así lo dio a conocer en rueda de prensa el poblador , Humberto Castillo:

“Los argumentos centrales son los siguientes: Que los daños al territorio, al medio ambiente, la salud de la población, que ocasionarían la instalación y funcionamiento de la termoeléctrica, vendrían a sumar y potencializar los impactos y riesgos acumulados en el territorio. Que no existen programas adecuados de ordenamiento territorial, que corresponden al grave daño que existe en la región”.

Señaló que no existió una consulta a los pobladores de Juanacatlán, por lo cual exigen que se respeten los derechos que el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y los lineamientos que están establecidos en la legislación nacional, como indispensable para la aprobación de este tipo de proyectos.

Por su parte, la vocera de Un Salto de Vida, Graciela González, dijo lo siguiente:

“El territorio presenta una situación de impacto tal que ha provocado la pérdida de muchos de los servicios ecosistémicos, considerados para la conservación de la vida. Uno de ellos es, principalmente el servicio de base que es el que da la oportunidad de que el sistema se reproduzca”.

También dijeron que presentarán otros dos amparos contra las obras del gasoducto Villa de Reyes-Aguascalientes-Guadalajara, ubicado en Juanacatlán, el cual tuvo la venia del Gobierno del Estado, argumentando que el proyecto está avanzado.

Luis Felipe García López