Hospitales Civiles de Guadalajara
Fotografía: UdeG
Guadalajara, Jalisco.

Los trabajadores de la salud son los héroes que pasarán a la historia por su incansable batalla contra la pandemia de covid-19, que a un año de que llegó a paralizar prácticamente al mundo entero, siguen resistiendo y trabajando con una empatía y fortaleza que han forjado en la atención diaria a pacientes contagiados con este virus.

Como ejemplo están los miembros del equipo del área de covid-19 de los Hospitales Civiles de Guadalajara, una institución médica que junto con sus profesionales de la salud, ha encabezado las estrategias de contención, diagnóstico y atención a través de su participación en el programa Radar Jalisco y su pronta incorporación como área especializada de atención a casos positivos.

El camino no ha sido sencillo ni en línea recta, sobre la marcha se ha aprendido a lidiar con esta enfermedad, a convivir con sus efectos y con el riesgo de un virus se ha cobrado millones de vidas en todo el mundo. La doctora adscrita al área covid-19 del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, María del Pilar Peguero, comparte cómo ha sido el proceso de obligarse a ser empático y fuerte ante la pérdida de los pacientes que no logran recuperarse.

“No deja de doler, uno no deja de ser empático con esa situación, no deja de doler pero la realidad es que estamos para cuidar a los pacientes, se va uno pero están los otros que te necesitan, entonces esa es la mentalidad, de que bueno tenemos que seguir porque hay otros que sí nos necesitan y sí los podemos salvar”.

Los profesionales de la salud han tenido que aprender una nueva forma de trabajo. Pasar largas horas metidos en trajes especiales, dejar de ver a su familia para reducir riesgos, ser acompañantes de los enfermos, mensajeros de los familiares y doctores incansables ante una batalla cara a cara con la muerte, una muerte que les duele como si fuera una pérdida propia, pero que les ha confirmado el amor por su trabajo y valor que cobra poder estar cerca de aquellos que sin ellos, habrían muerto solos.

“El que nosotros estemos al pendiente de su recuperación, de restablecer su salud, yo creo que ha sido lo que más nos ha dejado las experiencias que hemos tenido nosotros el personal de enfermería que estamos a pie de cama del paciente, entonces nosotros estamos con ellos en sus momentos más difíciles, inclusive pacientes que han fallecido, pues prácticamente los haces de tu familia, entonces eso realmente nos ha dejado muy muy marcados en esta pandemia”, indicó Ricardo Hernández Gómez, responsable de Enfermería en el área de covid-19 del Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde.

Las cifras estatales señalan que en los Hospitales Civiles de Guadalajara, por cada diez pacientes con covid-19 que ingresan, solo uno fallece, este dato representa uno de los porcentajes más bajos en los nosocomios de la entidad y todo se debe al trabajo integral y comprometido de los trabajadores involucrados, un grupo de profesionales que han forjado un esquema de empatía y trabajo arduo cuya mayor recompensa es ver salir de pie a sus pacientes.

“Poder devolverle a un paciente a su familiar lo es todo, que podamos devolver a un solo paciente ya vale la pena no”, concluyó María del Pilar Peguero.

Celia Niño